Adiós Chiquito, más que un humorista, un ejemplo de lucha

No ha sido muy difícil de encontrar una foto de Chiquito de la Calzada que tenga relación con el baloncesto, muy por casualidad, cierto es, pero existir, ahí la pueden ver y con todo un seleccionador nacional como Sergio Scariolo el día que a ambos le nombraron “hijo adoptivo de Málaga”.

Me he quedado tocado con el fallecimiento de este genio del humor que, como pasa en la mayoría de ámbitos de la vida con los triunfadores, tenía tantos adeptos como críticos feroces, cosa que también pasa en nuestro deporte, aunque estés en la cima siempre va a haber gente que minusvalore tu trabajo e intente dejarte a la altura del betún y, sobre todo, espere tu caída. En el mundo de la farándula y del deporte no hay tantas diferencias como uno pueda creer.

Sinceramente, creo que Chiquito de la Calzada era el ejemplo perfecto de que siempre tienes que estar preparado para cuando llegue tu momento, igual puede ser con 20 años o, en su caso, con 62, jamás sabes en qué momento la vida te dará esa oportunidad que tienes que agarrar como si no hubiera un mañana y que te hace aferrarte para saborear esa miel del éxito con el que tanto llevas soñando y, sobre todo, te hace siempre creer en tus posibilidades sin desfallecer.

Hoy todos recordamos sus frases, esas que repetiremos hasta el fin de los días porque ya forman parte de su lenguaje, pero yo prefiero quedarme con la imagen de un luchador, de alguien que creyó en sí mismo hasta que alguien le dio la oportunidad que se merecía y, por encima de todo, con un EJEMPLO de vida de que jamás hay que desfallecer por tus sueños.

Hasta luego, Lucas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *