Al Barça se le acaba la gasolina antes de tiempo

Nueva derrota del Barça en su negativa racha lejos del Palau en competición europea, alargando ya esa lejana fecha del 23 de febrero para encontrar la última victoria del Barça. Esta vez ante CSKA en Moscú donde al final el 92-78 deja a los de Sito con un balance de 4-6.

El resumen se podría decir que hasta el minuto 35 el Barça plantó cara a todo a un CSKA, pero en los últimos 5 minutos las fuerzas se agotaron y el rodillo ruso pasó por encima de los de Sito Alonso. La pena es que en cinco minutos se ha tirado por la borda un gran partido  demostrando que le falta un poco para competir con los mejores.

El primer cuarto fue un pulso ofensivo entre los dos equipos que debido a diferentes rachas fueron anotando hasta acabar con un igualado 24-24 superando los ataques a las defensas de ambos lados.

En los segundos 10 minutos los de Itoudis apretaron y se pusieron por delante marcando las primeras diferencias y obligando al Barça a ir contracorriente. La lesión temporal de Oriola ha descentrado al Barça y CSKA se ha ido al descanso 5 puntos arriba. El Barça estaba jugando bien y eso dejaba esperanza a los de Sito Alonso para llevarse un buen resultado de Moscú.

Muchos de los jugadores del Barça aportaron su grano de arena para que el partido siguiera vivo luchando con el tridente que hoy han formado De Coló, Higgins y Clyburn para CSKA. El Chacho no ha tenido su mejor día.

Loa locales defendían con mucha fuerza y los árbitros de Euroliga lo permitían y eso le dio la oportunidad a CSKA de lograr una ventaja superior de 10 puntos. El Barça no se rindió y guiado por Pressey recortó las distancias hasta lograr el empate a 75 que dejaba todo para el último tramo de la  contienda.

En ese momento apareció la peor versión del Barça que desconectó del partido y se llevó un parcial del 17-3 que dejó con muy malas sensaciones al Barça que se lleva una nueva derrota y que obliga a ganar ya una serie de partidos para no dejar escapar a los ochos primeros.