Alo Marín, jugador de Covirán Granada, sobre la Copa LEB Plata: “No podíamos defraudar a esa cantidad de gente”

Decir que Granada es una ciudad que respira baloncesto por los cuatro costados no es noticia alguna. Las gradas del Palacio Municipal de Deportes de Granada suponen, fin de semana tras fin de semana, el mejor reflejo de lo que la ciudad es a este deporte. Miles y miles de almas se congregan allí para animar a viva voz al Covirán Granada. Y si un sábado “normal” el sonido del Palacio pone los pelos de punta a cualquiera… imagínense en una Copa LEB Plata.

“El apoyo de la ciudad de Granada se nota muchísimo. Nosotros tenemos mucho que agradecer a todos los aficionados. Somos el equipo que más llena el pabellón de toda la liga. Tenemos el Palacio, que es una infraestructura maravillosa, y se nota que la gente vive mucho el baloncesto aquí.” – nos cuenta el protagonista de la historia de hoy.

Alejandro Marín Ortega, más conocido como Alo Marín, puso rumbo a Granada este verano.  En ese momento, seguro que no imaginaba que, tan solo unos pocos meses más tarde, se convertiría en uno de los héroes del primer título de la temporada para el conjunto granadino. El de San Fernando convertiría un triple que forzó la prórroga en la que los de Pablo Pin terminarían por llevarse el partido. “Tuve la suerte de que el triple entró. En ese momento, tú estás en el partido y lo único que quieres es ganar y haces todo lo posible por ello. Tuve la suerte de que ese triple entró y pudimos ir a la prórroga y, ya con mucha más moral, conseguimos llevarnos ahí el partido.”



Pero empecemos por el principio. “Tuvimos un partido muy difícil, en el que no nos salían las cosas. Más que un partido de calidad fue un partido de entrega y de lucha.” -nos confesaba. El Covirán Granada se enfrentaba en la Copa LEB Plata por el primer título de la temporada al conjunto manchego de La Roda, equipo revelación de la temporada y actual líder de la competición. La perseverancia del cuadro visitante y la lucha del equipo local hicieron del choque, como así contaba Alo Marín, una auténtica batalla, alejada de brillanteces y sin demasiado juego vistoso, pero con mucho baloncesto.

Por momentos, la situación en el partido llegó a pintar muy complicada para los locales, que veían como La Roda golpeaba primero en los momentos más candentes del partido al ritmo de su base, Carlos Noguerol. Pese a eso, el conjunto granadino jamás bajó los brazos. “La clave fue que el equipo nunca se rindió. Estuvimos siempre ayudados por el público, por esa gran cantidad de gente que estuvo apoyándonos todo el partido. No podíamos rendirnos. No podíamos defraudar a esa cantidad de gente que había venido a vernos. Teníamos que dejarnos la piel como fuera.”

Esa gran cantidad de gente de la que Alo Marín nos hablaba eran, ni más ni menos, que 6354 almas, entre locales y visitantes, que convirtieron a la Copa LEB Plata en toda una auténtica oda al baloncesto. “Se formó un ambiente increíble. Más de 6.000 personas allí animando. Vinieron más de 500 personas de La Roda. Está claro que los que dicen que las ligas LEB no venden está totalmente equivocado. El baloncesto vende muchísimo y en Granada hay especial interés en él.”

Como veníamos diciendo, el título se quedó en Granada después de que el conjunto local lograse hacerse enorme en una prórroga forzada por el triple del mayor de la saga Marín. El 71-63 final hubo que sudarlo en un partido que se mantuvo igualado durante los primeros cuarenta minutos, reflejo perfecto de la igualdad que ha caracterizado una demencial primera vuelta de la competición. “La LEB Plata, ya el año pasado, demostró que es una liga muy muy igualada en la que cualquier equipo, sea de la zona alta o de la zona baja de la tabla, puede ganar a cualquier otro. La Copa ha sido un reflejo de ello. El partido estuvo igualadísimo desde el principio hasta el final y la competición está siendo así.”

Y tras la resaca del título y las celebraciones pertinentes… la calma ha vuelto a la ciudad de Granada. “Están siendo unos días de normalidad. Al día siguiente tuvimos descanso y pudimos celebrarlo bien el mismo día, pero esta semana vuelve la competición y, por eso, está siendo una semana normal, con muchos entrenamientos y rutina.”

Sobre si en el vestuario se habla ya o no de la palabra ascenso… Alo Marín quiso ser cuidadoso. Quedan muchos meses de competición. “No, no. Aún queda lejos. Ahora mismo vamos los terceros. La Roda va en primera posición y Alicante está empatado con nosotros, pero nos tiene ganado el average. Queda muchísimo. Se pueden dar muchísimos resultados. Nosotros simplemente trabajamos cada semana para pensar en el partido de ese fin de semana e ir a por él.” Sin embargo, reconoce que la Copa les ha dado mucha motivación para seguir peleando por lo que viene y que ser el año que viene equipo de LEB Oro es uno de sus objetivos.

Pero… ¿cuál es la clave del éxito del ya bicampeón –¡dos consecutivas!- de la Copa LEB Plata? “La clave del éxito es el trabajo diario. Nosotros somos un equipo que entrena mucho durante la semana -imagino que como todos- pero, además, se ha juntado un grupo de personas muy trabajadoras. Tenemos la suerte de que hemos creado muy buena química. Hay un ambiente muy bueno en el vestuario y eso ayuda mucho.”