Análisis de Gabriel Deck, la gran apuesta argentina

Gabriel Deck no es un desconocido para los más estudiosos del basket. Pese a no haber salido aún de la Liga Nacional de Básquet argentina, el joven alero ya reventó uno tras otro todos los torneos de categorías inferiores, amasando premios individuales en Mundiales y Campeonatos americanos incluso antes de llegar al profesionalismo. Aquí lo analizamos.

Tras tiranizar el baloncesto sudamericano en este último año (alzándose con los MVPs de la Liga Argentina, La Liga de las Americas y la Final de la Liga Argentina), el Baskonia, siguiendo su tradición de pescar en el mercado latino, estaba decidido a incorpora a Gabriel Deck, pero la entrada a última hora del Real Madrid cambió la ciudad de destino de Deck para esta próxima temporada.

Así las cosas, la semana pasada el Real Madrid anunció oficialmente la incorporación de Deck, que firma un contrato que le atará al Real Madrid hasta el final de la temporada 2020-2021. Esto significa que en principio, el Real Madrid cuenta con Deck a largo plazo, pasado el verano de 2019 en el que varios de sus jugadores (Jeff Taylor, Anthony Randolph, Gustavo Ayón, Jaycee Carroll, Fabien Causeur, Ognjen Kuzmic) finalizan contrato.



¿Cómo juega Gabriel Deck?

Gabriel Deck es, ante todo, un finalizador de jugadas. Lejos del rol de generador que normalmente acapara MVPs y premios individuales, Deck es un jugador que se alimenta de lo que otros generan para él. En un equipo con muchísimo talento como San Lorenzo, jugadores como «El Penka» Aguirre, Marcos Mata o Dar Tucker se encargaban de la creación con balón, obteniendo ellos la primera ventaja y permitiendo que Deck se aprovechara de cualquier error de la defensa.

Esto es una gran señal de cara a su adaptación a un nivel mucho más alto que el de la LNB o del baloncesto sudamericano en general. De hecho, suelen ser los jugadores que necesitan el balón en las manos constantemente los que más acusan el salto a un nivel de competición más alto. Deck es justamente lo contrario: aporta mucho a un equipo sin necesidad de amasar el balón.

 

Transición

Deck es, ante todo, un atacante excelente en transición. Desde la posición de 4 —que es su posición habitual—, es capaz de moverse muy deprisa y obtener ventajas con respecto a los interiores más lentos con los que se empareja. Una vez llega al aro, tiene un buen control de su cuerpo y mucha fuerza en sus 107 kilos, lo que le permite aguantar bien los contactos e incluso finalizar bandejas desde ángulos atípicos. Esto le hace un jugador muy efectivo a cancha abierta, corriendo desde las alas para después cortar hacia el aro con potencia.

 

Deck es, además, un excelente jugador en el llamado «grab & go», es decir, coger el rebote y correr la pista botando él mismo el balón. En este sentido, la incorporación de Deck busca reemplazar uno de los aspectos más desequilibrantes de Luka Doncic, que era seguramente el mejor jugador en este aspecto fuera de la NBA.

 

En resumen, las contribuciones de Deck en transición serán muy importantes para un equipo madridista en el que, sin Luka Doncic, apenas quedan jugadores que puedan conseguir puntos fáciles al contraataque.

 

Cortes

Deck es un jugador inteligente y que sabe leer bien los espacios. Aunque no sea un excelente tirador, sí que sabe cortar de forma muy efectiva, y su potencia y buen tacto le hacen ser un buen finalizado en estas jugadas también.

 

Este es un aspecto de su juego que debería mejorar en un Real Madrid con grandes pasadores (Llull, Campazzo, Ayón) y tiradores que requieren mucha atención de las defensas (Carroll, Thompkins). Sin ir más lejos, la mejoría de Jeff Taylor en esta faceta ha contribuido a su revalorización en estos últimos años, y no sería de extrañar que Deck se aprovechara de los espacios que generen sus compañeros madridistas para anotar muchos puntos tras corte.

 

Capacidad al poste

Deck, en la que quizá sea la mayor herencia de sus años de dominio en categorías inferiores, es aún un jugador muy efectivo al poste bajo. Tiene un amplio repertorio de movimientos, desde ganchos hasta reversos o los llamados «running hooks» que tan bien solía ejecutar Felipe Reyes.

 

Su falta de tamaño hace que no sea capaz de ser la referencia a la vieja usanza desde esa posición, pero sí que le permite castigar cualquier cambio en los bloqueos. Jugando en San Lorenzo, Deck no dudaba en postear a cualquier «bajito» si el equipo rival decidía cambiar en los bloqueos directos. Aunque los bases y escoltas en la Euroliga y la ACB son más grandes y fuertes que sus contrapartes en la Liga Nacional Argentina, esta parte del juego de Deck debería ser igual de efectiva a este lado del Atlántico, y podría resultar un arma efectiva jugando al lado de bajitos desequilibrantes como Llull o Carroll.

 

La incógnita: el tiro en suspensión

El tiro en suspensión de Deck es quizá la parte más cuestionable de su juego ofensivo. Aunque anotó casi 37% de sus triples esta temporada en San Lorenzo (tirando 3.2 triples de media por partido, además), su mecánica es rígida y salta poco tirando tras recepción. En la Euroliga y la ACB, jugando contra aleros y ala pívots más largos y atléticos, le costará mucho más tirar sin ser molestado, y es posible que su mecánica tenga que cambiar ligeramente para poder adaptarse a este nivel de competición.

 

Dicho esto, Gabriel Deck consigue mucha más elevación en sus tiros tras bote, y no sería una sorpresa que, con el tiempo, desarrollara un juego ofensivo que se apoyara más en ese tiro tras bote si las defensas deciden flotarle para impedir sus feroces ataques al aro.

 

El peligro: la defensa al poste bajo

Vamos a dejar esto claro antes de proseguir: Deck, pese a tener ciertos gestos técnicos y ciertas características que sugieren que podría jugar de 3, es ante todo un 4. En San Lorenzo, Deck atacaba de 4, posteando, poniendo bloqueos, ayudando a la circulación y en general ocupando las posiciones en la cancha que suele ocupar un ala-pívot. Quizá más importante aún, Deck defendía a los 4s rivales en cada posición.

Se dice en el baloncesto que la posición que juegas es la que juegas en defensa, y precisamente ahí es donde Deck puede tener más problemas. Deck, pese a tener bastante fuerza y peso con 107 kilos, sufre bastante defendiendo al poste bajo. El siguiente vídeo muestra algunos ejemplos, y es especialmente interesante ver lo sencillo que le resulta a Trey Thompkins —un ala-pívot de Euroliga, representativo tal vez del tipo de rivales a los que se enfrentará Gabriel Deck— hundir al argentino hasta meterlo debajo del aro para luego finalizar con facilidad.

 

 

El rol: ¿cómo encaja Deck en el Real Madrid?

Soy bastante optimista en cuanto al encaje del «Tortu» Deck en este Real Madrid. Aunque el salto en el nivel de competición es alto, Deck es un atleta muy sólido e incluso excepcional, y no debería tener problemas adaptándose a la ACB y la Euroliga.

Decíamos antes que Deck es ante todo un 4, y, siendo eso cierto, parece bastante claro por la composición de la plantilla que Deck tendrá que jugar muchos minutos de 3 en este Real Madrid en el que hay muchos escoltas (Causeur, Carroll, Prepelic) y menos aleros (Rudy, Jeff Taylor, Yusta), y en el que los hombres altos abundan tanto en el 5 (Tavares, Ayón, Kuzmic) como en el 4 (Thompkins, Randolph, Felipe). Mi apuesta es que Deck partirá como el tercer alero detrás de Rudy Fernández y Jeff Taylor, y que verá también minutos tanto en ACB como en Euroliga en la posición de 4, sea por descanso de sus compañeros, por lesiones o simplemente por ganarse los minutos con su juego.

Dado que su juego en ataque no se basa en tener el balón en las manos, creo que Deck va a usar su habilidad para cortar y su velocidad en transición para conseguir tiros fáciles, y que Laso lo utilizará en muchos casos para forzar un cambio en el bloqueo directo y postear a los bases o escoltas más pequeños. Es posible que, si juega de 4, el Real Madrid juegue algunos pick-and-rolls entre el 4 y el 5 para maximizar así el efecto de sus tiradores: por ejemplo, con Gabriel Deck y Tavares jugando el pick-and-roll con Prepelic, Llull y Rudy estacionados en el perímetro para tirar de tres, forzando a la defensa a elegir entre darle una bandeja al argentino o tiros abiertos a buenos tiradores.



Sospecho que, cuando juegue minutos de 3, Deck tendrá que compartir pista con Trey Thompkins para evitar que la defensa se cierre demasiado sobre sí misma. Juntar a Deck con dos altos que no tiren (por ejemplo, con Tavares y Felipe) sería arriesgado en ese sentido, y habrá que ver si su tiro exterior se ajusta bien al salto a Europa.

En defensa, imagino que Deck podrá sufrir puntualmente contra 4s fuertes que puedan postear bien (Shengelia, Melli o Printezis, por ejemplo, o alguien del perfil de Elis Baez en la ACB), pero es cierto que en baloncesto de hoy en día esos 4s son cada vez menos abundantes, y sin embargo Deck podrá aportarle valor al Real Madrid cambiando los bloqueos, donde sus pies rápidos y su fuerza le permiten mantener a los bases o escoltas rivales delante suyo sin que le superen. Frente a aleros, su valor será precisamente la polivalencia de poder cambiar en bloqueos sin la misma penalización que sufrirían Rudy Fernández o Santi Yusta, que son mucho más ligeros que él. Aunque es posible que sufra en el uno contra uno en función de los emparejamientos, no es menos cierto que hay pocos aleros que sean capaces de atacar de esa forma en Europa de forma eficiente.

 

Conclusión

Lo más seguro es que la progresión de Gabriel Deck se parezca a la de su compatriota Campazzo, que no fue capaz de asentarse en el Real Madrid en su primera temporada pero ha encontrado su lugar eventualmente. No estoy sugiriendo que Deck vaya a salir cedido ni esta temporada ni la siguiente, sino que seguramente en la 2018-2019 su rol sea secundario y que, una vez el Real Madrid acometa la renovación estructural que parece que vendrá el verano que viene, Deck asuma más funciones en el equipo a partir de la 2019-2020.

El fichaje de Deck es un ejemplo más del gran trabajo de la Dirección Técnica del Real Madrid. A un equipo ya veterano y con múltiples jugadores que finalizan contrato en el verano de 2019, Herreros ha sumado a un joven talento con físico más que suficiente para jugar a este lado del charco, y con contrato hasta 2021 para darle una estabilidad a la plantilla que, hasta este verano, no tenía.

ANÚNCIATE EN PLANETACB