Análisis de los rivales de Euroliga. Olympiacos, los espartanos del Pireo

Una roca, esa sería la manera de definir a Olympiacos. El equipo de Sfairopoulos es sin dudas, el equipo más incómodo al que te puedes enfrentar en la Euroliga por su nivel competitivo, da igual los jugadores que salgan o lleguen, los griegos seguirán compitiendo al máximo.

Pasan los años y Olympiacos sigue manteniendo la consistencia que le ha llevado a lograr hitos tan grandes como inesperados, porque a nadie se le escapa que ha peleado y ganado en Euroliga contra los más grandes equipos teniendo menos capacidad para moverse en el mercado que ellos y es que pese a perder fuerza a nivel económico, su nivel competitivo no ha mermado ni un ápice. Los griegos son por méritos propios, uno de los cocos de la competición, el equipo que nadie quiere tener en frente por ese gen que les impide rendirse, por esa incomodidad que produce su defensa, agresiva y dura, la segunda mejor, sólo Fenerbahçe permite menos puntos del rival.

La idea griega es plantarse en otra Final Four, su hábitat natural y es que sin dudas, Olympiacos es el mejor equipo de la década, campeón en 2012 y 2013 y finalista en 2010, 2015 y 2017.

Coach Sfairopoulos afronta su cuarta campaña con los del Pireo y con su guardia espartana rindiendo a un muy alto nivel, se presenta como alternativa real a la dualidad Fenerbahçe-CSKA, y eso pese a la ausencia del posiblemente mejor jugador de la historia en Grecia, Vassilis Spanoulis, que por lesión aún no ha debutado en esta edición del campeonato europeo.

Sin Spanoulis, parecía que los rayados perdían no sólo potencial anotador, también liderazgo, pero es que en eso se basa el éxito griego, su juego no se agarra a las cualidades de un sólo jugador y pese a la importancia de la veterana estrella, Olympiacos sigue ganando gracias al conjunto, al esfuerzo colectivo, liderado ahora por otro que será histórico, Giorgios Printezis.

Printezis es un cuatro peleón, veterano y de muchos recursos ofensivos, es él quien asume la responsabilidad de liderar el juego griego ante la ausencia de Spanoulis. Es el máximo anotador de su equipo y el único de toda la plantilla en Euroliga que suma dobles dígitos en puntos, lo que habla de la colectividad del plantel. Junto al pívot heleno, el resto del núcleo duro: Mantzaris, Papanikolaou y Milutinov.

En la posición de base, Mantzaris que no vive su mejor temporada, será junto al ex NBA Brian Roberts y al eléctrico Janis Strelnieks el encargado de organizar el juego griego desde el base o bien, formar tándem con el americano o el letón saltando al escolta. Mantzaris es sin duda, el que mejor aprovecha la tremenda atención que Spanoulis genera en la defensa rival, sin la estrella sus números se han resentido. Papanikolaou, a medio camino entre un alero y un ala pivot, es vital para Sfairopoulos por su intensidad defensiva y por su capacidad para generarse sus propias canastas. Da la sensación de que está por explotar, como si su mejor momento aún no llegase, va para eterna promesa y aun así es fundamental en el equipo griego. Junto a Papanikolaou en esas posiciones, su compatriota Papapetrou, otro que puede saltar a posiciones interiores, inseguro en los lanzamientos lejanos, crece a medida que se acerca al aro. El otro “tres” será Hollis Thompson, como Roberts, con experiencia NBA, aunque aún no parece haberle pillado el aire a la competición, es un alero que se genera sus propias canastas, buen tirador aunque también es otro que gana cuando su juego es directo y hacia el aro, con pinta de terminar la temporada siendo de los tapados en la competición.

euroleague.net

En posiciones interiores y tras hablar de una estrella suplente como Printezis, otro pilar básico, Nikola Milutinov. Grande, fuerte, intenso, intimidador y resolutivo cerca del aro rival, el center serbio se ha adaptado perfectamente a los rigores del juego griego, cuadrando en cada situación lo que se le pide a un pívot de sus condiciones, si la estrella en Olympiacos ahora es Printezis, el jugador más valorado es Milutinov, que aumenta su valor al ver su edad, este mismo Diciembre cumple veintitrés años. Junto al gigante serbio, Jamel  McLean, interior físico, que controla a la perfección el juego aéreo y que también se atreve a lanzar a cinco metros si la defensa se lo permite. Para completar ese línea de altura, Agravanis, otro nacional joven, de los máximos exponentes del nuevo baloncesto griego y Kim Tillie, ex de Baskonia que como Spanoulis, no ha debutado por culpa de una lesión. El último no sólo en nombrale sino en la rotación es Giorgios Bogris, otro conocido ACB pero este apenas cuenta.

Olympiacos es un claro favorito a pisar tierras serbias para disputar la Final Four a disputar en Belgrado, sus argumentos están claros, ser el más competitivo, el que se agarra a los duelos y nunca los suelta, el que marca el ritmo en ataque y muere defendiendo.