El año de Pierre Oriola

Repasamos junto al propio Pierre Oriola  el mejor año, por el momento, de la carrera del nuevo ala-pívot del FC Barcelona, uno de los 16 elegidos por Scariolo para preparar en Madrid el Eurobasket 2017.

No ha llovido tanto desde que un jovencísimo Pierre Oriola vestía la camiseta del Peñas Huesca y peleaba en LEB Oro por hacerle a su nombre un sitio desde los mejores. No ha llovido tanto, pero, viéndole hoy con la camiseta de la selección española, parece que aquella etapa ya quedó muy atrás. En 2014, el entonces Baloncesto Sevilla actuó como trampolín para el salto definitivo de Oriola a la máxima categoría -en la cual ya había competido con Manresa- y, desde ahí, con trabajo, actitud y constancia, todo ha ido como la seda para el de Tárrega.

El año de Pierre Oriola, como él mismo confesaba, ha sido increíble. Valencia Basket optó por apostar por el ala-pívot catalán y este no defraudó. Tanto es así que su temporada le ha servido, no solo para concentrarse en Málaga con esa primera bancada de jugadores seleccionables, sino llegar a Madrid para convertirse en uno de los dieciséis jugadores que trabaja ya para preparar el Eurobasket 2017. Con una sonrisa digna de la cita, Oriola no ocultaba su satisfacción. Está siendo un año increíble. Tres finales en un año, el título de liga, fichar por el Barça y ahora estar aquí… Más no puedo pedir.

Precisamente su fichaje con el FC Barcelona ha sido uno de los temas más comentados en los últimos días. Oriola hablaba así de su decisión: Llegó la oportunidad. Muchas veces, los trenes pasan una vez y si no los coges, no vuelven a pasar. Yo lo quise coger, creía que era una buena oportunidad para mí y para mi futuro.

Para un jugador tan joven -prácticamente, como para cualquier jugador- vestir la camiseta de un club grande a nivel nacional e internacional supone un reto y hacerse un sitio entre los habituales, una tarea nada sencilla. El catalán, sin embargo, con esa fuerza que le caracteriza también dentro de la cancha, demuestra con sus palabras que llega a Barcelona dispuesto a todo. Afronto esta etapa igual que lo afrontaba en Valencia. Parto de la base de que es muy difícil, que tendré que pelear por hacerme un hueco en el equipo, pero lo hice en su momento en Sevilla, lo hice en Valencia y estoy seguro que, a base de trabajo y de mis características y mi ADN como jugador, me puedo hacer un sitio en el equipo. Mi juego se caracteriza por la garra, la fuerza.

Su decisión, sin embargo, no ha sido recibida con gran alegría e ilusión por todos a partes iguales y en Valencia Basket, sin duda, echarán mucho de menos a un jugador que ha sabido hacerse querer en la Fonteta. Estoy seguro de que a algún aficionado de Valencia no le habrá gustado mi decisión, pero lo único que les puedo decir es que todo el cariño que me han dado y todo lo que han hecho por mí es increíble y siempre he intentado devolvérselo.

La guinda de este pastel de emociones llega, como decíamos al principio, con la llamada a filas del seleccionador nacional. Una llamada a filas, a priori, satisfactoria para todas las partes: la actuación de Oriola en su debut con la roja le ha servido para pasar el primer corte y llegar a Madrid con los mejores. Es un sueño desde pequeño. Suena tópico, pero es la verdad. Desde pequeño sueñas con vestir esta camiseta. Estás con los mejores jugadores del país, aunque también hay muchos otros que se han quedado por el camino y lo merecían. Estar aquí es un orgullo y una satisfacción y hay que aprovechar la oportunidad.

Pero, por si todo esto resultase poco, la baja de última hora de Nikola Mirotic ha puesto al joven ala-pívot en el punto de mira, siendo su nombre el que más suena para cubrir ese puesto en la lista definitiva. Él, por el momento, prefiere trabajar y no pensar en lo que, dentro de algo más de un mes, pudiese llegar. Ahora me concentro en trabajar. Pienso en esta semana que viene ahora, en trabajar bien en el grupo, coger rápido el sistema de juego del entrenador y lo que quiere. A partir de ahí, veremos lo que pasa. Si hay suerte, suena la flauta y tengo la oportunidad, perfecto. Si no, seguiremos trabajando.

Como pueden comprobar, al año de Pierre Oriola… no le ha faltado nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies