El cambio de modelo en el Real Madrid para aspirar a todo

Desde el fichaje del jugador madrileño, una pregunta ha surgido dentro del seno de la afición madridista, ¿Podríamos estar ante un nuevo caso Álex Suárez? Ese jugador que ha pasado prácticamente inédito durante la temporada y eso que venía con números aceptables en Bilbao Basket la anterior campaña.

El Real Madrid y especialmente Pablo Laso, ha aprendido una lección este año, las ligas regulares solo valen para desgastarte sin ningún premio por medio, para ello ha tenido dos ejemplos claros, el campeón de la Euroliga, Fenerbahce, quedó quinto en la fase regular antes de afrontar un playoff con desventaja campo y de pasar por encima del Real Madrid y Olympiacos. Por su parte, el verdugo de los blancos en la final ACB, Valencia Basket, quedó en tercer lugar que le llevó a luchar de forma consecutiva con los tres equipos de Euroliga a los que ganó sin que ni siquiera, en semifinales y final, tuviera que llegar al quinto partido.

Si algo hemos aprendido de la larga estancia de Pablo Laso en el conjunto blanco, es que sabe lo que tiene que cambiar para conseguir aquellos retos que no consiguió en la campaña que cerró. Por poner un ejemplo claro, todos recordamos la imagen del coach vitoriano saliendo del Palau en silla de ruedas y que algunos le consideraban defenestrado en aquel momento, precisamente tras hacer la temporada de juego más esplendoroso que se recuerda en muchos años, pues después ya saben lo que vino, la rusticidad con Andrés Nocioni y una Perfect Season bajo el brazo.

El panorama pinta igual para esta temporada en cuanto al cambio de método, el staff técnico del Real Madrid ha aprendido lo dura que es ahora la temporada y dónde tiene que estar a nivel óptimo el equipo para luchar por los títulos y para eso ha puesto la primera piedra con Santiago Yusta, alguien que no viene con un papel residual ni mucho menos, sino para jugar y con minutos de calidad, luego la propia competición y su acierto,  se irá encargando de demostrar su valía y si está preparado para seguir subiendo en la rotación, no esperen ver al jugador de Torrejón con menos de 15 a 20 minutos en cada partido ACB de la temporada, algo que irá pasando con cada una de las incorporaciones.

El nuevo Madrid empieza así, con un jugador de la casa y con un rol claro de dar minutos en el puesto de tres, luego vendrán otros jugadores que no vienen con papel de estrella mediática (como Causeur) pero que están para cumplir un papel clave en las rotaciones que tiene pensado Laso para la próxima temporada, esa que le permitirá que el conjunto blanco no pegar ese bajón que tuvo cuando realmente se juega quedar en lo más alto y para ello sacrificará lo que sea necesario, desde tener claramente dos equipos base para ambas competiciones de Euroliga y ACB, hasta inclusive un título que se juega allá en el mes de febrero si es menester.