Carlos Noguerol, jugador de La Roda: “Espero que hagamos un Leicester”

La Roda, un pueblo de Albacete de poco más de 15.000 habitantes, está en el ojo del huracán del baloncesto español desde hace ya unas cuantas semanas. ¿Los culpables? Diez jugadores de baloncesto que cargaron meses atrás sus maletas de ilusión para embarcarse en una aventura que, seguro, no esperaban tan intensa…

El Fundación Globalcaja La Roda daba la campanada hace unas semanas, poniendo la guinda del pastel a una primera vuelta de auténtica locura sellando su clasificación para la Copa LEB Plata. El que se ha convertido, sin duda, en el equipo revelación de la temporada ganaba ocho partidos de forma consecutiva para, así, hacer historia. La Roda había pasado de ser el recién ascendido, a ser el equipo que trataría de arrebatarles el título copero a Covirán Granada, el que fuese actual campeón de la misma, ante su afición.

“Todo ha sido un poco sorpresa, tanto para nosotros como para el resto de la liga. Empezamos perdiendo el primer partido en casa y, después de eso, dijimos: “ostras, que esto no va a ser fácil. Tenemos que pelear cada partido como si fuera el último porque, si no, nos vamos a quedar abajo”. A partir de esa filosofía, fuimos creciendo todos como jugadores, pero también como equipo y como club. Ahora somos muchísimo más equipo que al principio de temporada y, al final, eso hace que tengamos muchísima hambre y que enfrentemos cada partido como si fuera una final.” Así comenzaba nuestra charla con Carlos Noguerol, base de La Roda y uno de los jugadores revelación, no solo del propio equipo, sino de toda la liga.



Ese espíritu de equipo y ese hambre les llevaron directos a toda una Copa LEB Plata que, pese a no haber podido cerrar en la prórroga después de 40 minutos de igualadísimo baloncesto, supuso la reivindicación definitiva de un equipo que ya no es una sorpresa. “A principio de temporada ni de broma esperábamos que pudiéramos llegar a jugar la Copa. No pensábamos nadie, ni en nuestros mejores sueños, que pudiéramos alcanzar este punto. Pero, claro, una vez que llegas… quieres ganarla obviamente. A pesar de eso, lo dimos todo. Le vendimos muy cara la victoria a Granada en su casa, delante de 6.000 personas. ¡¡700 que vinieron de La Roda!! Al final, es cierto que se te queda un sabor amargo, pero dulce también por ver que, cuando lo das todo, y el equipo contrario te gana porque el equipo contrario ha metido más puntos que tú… no te queda otra que darle la enhorabuena y seguir.”

Esas 700 personas que viajaron desde el pueblo de La Roda hasta Granada son, como nos contaba el propio Noguerol, más incluso de los que caben en el pabellón donde juegan como locales. Ello demuestra la importancia que tiene el papel de la afición, y la comunión que existe entre esta y el equipo, en el éxito del Globalcaja La Roda. “La afición tiene mucha culpa de todo lo que nos está pasando. Empezar el primer partido perdiendo y, a pesar de todo, saber que están ahí y que siguen animando es maravilloso. Partido a partido que fuimos ganando, notamos como la gente se iba animando. Se corría la voz. “Estos del baloncesto lo están haciendo bien. Anímate, que te lo vas a pasar muy bien”. Y así la gente se fue animando, con el boca a boca. Total, que el domingo en Granada hubo más gente de la que entra en nuestro pabellón. Cuando escuchas algo así piensas en que algo estamos haciendo bien y que algo estamos consiguiendo que ilusiona a la gente.”

Pero recapitulemos. Con siete victorias consecutivas y un partido por jugar en la cancha del Xuven Cambados, el conjunto manchego tenía la oportunidad de jugar la Copa si Albacete ganaba en la cancha de HLA Lucentum, otro de los conjuntos que pujaban por una plaza en esa final. Y todo ocurrió tal que así…

“Fue bastante curioso (risas). Al ser la última jornada de la primera vuelta, el horario era unificado. Lo que pasó fue que, en nuestro calentamiento en Cambados, el equipo local hizo un mate y rompe la canasta. Ahora ponte a cambiarla… Total, que ahí hubo una media hora o cuarenta minutos de retraso. Es una calma tensa porque tienes ganas de jugar, pero sabes que, a la vez, se están jugando otros partidos decisivos para saber lo que iba a pasar. Nosotros al descanso, hasta que vimos que nuestro partido no estaba más o menos encarrilado, no nos empezamos a preocupar del partido entre Alicante y Albacete. Yo tuve la suerte de jugar en Cambados, donde pudieron venir mis padres y amigos, y en el último cuarto ya sí íbamos preguntando (risas). A falta de pocos minutos, me dijeron que Alicante iba 7 arriba y yo pensé: “pues nada, ya está hecho”. Luego volví a preguntar para ver si ya había acabado y me dijeron: “¡¡¡que hay prórroga!!!”. Cuando nos enteramos que Albacete había ganado, aún estábamos jugando, pero flipamos. No nos lo esperábamos para nada.”

De esta forma, Fundación Globalcaja La Roda sellaba una clasificación histórica para la Copa LEB Plata que se celebraría en Granada. Las emociones no podían estar más a flor de piel. “Yo tenía muchísimas ganas de jugar. La semana se me hizo muy, ¡muy!, larga, porque estaba deseando que llegara el día y poder jugar, poder ver el ambiente que había en Granada, porque al final jugar en el Palacio es algo increíble, y si es la Copa… Fueron más ganas de jugar que cualquier otra cosa.”

Precisamente, el protagonista de nuestra charla, Carlos Noguerol, fue uno de los grandes responsables de que La Roda acariciase por momentos con la yema de los dedos el título. A sus 24 años, el base de Chantada fue el máximo anotador del conjunto visitante y cargó durante muchos minutos con el peso del juego del equipo a sus espaldas. Pese a todo, aún hubo tiempo para la autocrítica. “Creo que igual abusé incluso de los tiros en la Copa y pequé de no meter a otros jugadores que son muy importantes como Placide o D’Angelo, que están haciendo un temporadón y era importante que estuvieran muy finos para ese partido. Intenté cargar el equipo a los hombros, pero a veces demasiado y llegando a pecar un poco de egoísta. Está bien que un base meta puntos, pero tiene que hacer jugar al equipo.”

La Copa LEB Plata se escapó, pero el hambre de triunfo –¡y el liderato!- aún se mantiene intacto en las cabezas de estos diez jugadores que son ya los héroes del pequeño pueblo manchego. “Me siento en deuda con la gente de La Roda. Una forma de agradecerles el apoyo que nos dieron desplazándose hasta Granada es dar un esfuerzo extra nosotros como jugadores e intentar seguir líderes e intentar algo que era utópico al principio de temporada, que era pensar en el ascenso. Ahora que, a falta de doce jornadas, somos líderes… pues oye, ¿por qué no? Podemos creer y podemos conseguirlo. Javi Hernández nos dice que el techo se lo pone uno mismo. Nuestro techo es la liga.”

Aún faltan doce jornadas para conocer el nombre del primero de los equipos que ascenderán a LEB Oro, pero Carlos Noguerol y todos sus compañeros de La Roda encaran esta segunda vuelta con ilusión y tienen claro su objetivo. “En esta liga cualquiera te puede ganar. Ya juegues en casa o fuera, si no tomas el partido con mucha seriedad y no te mentalizas de que tienes que currar sea quien sea el rival y que nadie te va a regalar nada, cualquier equipo puede ganarte. Sin embargo, espero que en abril se escuche que La Roda haga un Leicester y, recién ascendido, gane la liga. Para mí sería un sueño que ojalá se cumpla.”