El claro ejemplo de Jonas Maciulis en el día del trabajo

Poco se puede decir de Jonas Maciulis, ese lituano que llegó al Real Madrid hace ya tres temporadas y que, con trabajo silencioso, se ha ido ganando un hueco en el corazón del aficionado madridista, solo hay que verle en su ética de trabajo.

Termina el entrenamiento y Jonas Maciulis no se detiene en su trabajo, en la soledad de Valdebebas sigue entrenando su tiro, sin necesidad de que nadie le recoja los balones para ir cogiendo posición de tiro, sigue en silencio, con ese característico tiro suyo que hemos bautizado como “la catapulta” y que es tan difícil de parar. Ayer en el partido frente a Movistar Estudiantes pudimos ver una muestra de su capacidad de anotar, pero no se crean que viene fruto de la casualidad, sino de muchas horas tirando como aquí nos muestra, alguien que celebra el “día del trabajo” a cada jornada que pasa.