Cómo decir sin andar diciendo

A pesar de las últimas tres derrotas consecutivas, la actitud de los jugadores durante los partidos hace que los aficionados que siempre han confiado lo sigan haciendo sin creer en la crisis deportiva que algunos llevan tiempo deseando ver.

Primero fue el Olympiacos, luego el FC Barcelona y, por último, el CSKA. Tres derrotas consecutivas han llevado al Real Madrid a perder el liderato tanto en la Liga Endesa como en la Euroliga, lo que se ha convertido en el momento perfecto para la reaparición de aquellos que suelen tener que mirar hacia otro lado en los finales de temporada, quienes “piden la cabeza” del entrenador y jugadores para no perder la costumbre.

El problema que se encuentran estos habituales ‘haters’ es que cada vez son menos los que se unen para hacer tendencia el famoso #LasoDimisión y son más los que cuentan las derrotas como lo que son en noviembre, un partido perdido entre los casi 80 que se juegan durante la temporada, y no una debacle que debe costar el puesto a media sección de baloncesto.



Pero esa amplia mayoría que sigue y seguirá apoyando lo hace principalmente por una razón: la actitud de los jugadores en cada partido. Solo en la primera parte ante el MoraBanc Andorra el equipo mostró ciertos síntomas de relajación. En esta racha de derrotas el juego ha sido mejor unas veces y peor otras, pero siempre han den demostrado luchar por cada balón y querer imponerse al rival.

La afición madridista no necesita escuchar declaraciones, normalmente populistas, que se hacen en otros equipos y deportes, nadie espera que salgan los jugadores y Pablo Laso a fustigarse por perder tres partidos, no se les pide que den unas explicaciones acerca de una crisis que solo valoran los de siempre. Ni el técnico ni la plantilla tiene esa necesidad porque todo lo que dicen lo dicen en el campo, dejándose todo por ganar los partidos a pesar de encontrar dificultades por el calendario o el estado físico de jugadores importantes.

El mayor orgullo del aficionado que va al Palacio y el que lo ve por televisión es ver como su equipo nunca le falla y demuestran ser aptos para vestir la camiseta del Real Madrid encuentro tras encuentro hablando con su mejor verbo, el balón.

ANÚNCIATE EN PLANETACB