David Blatt deja el Olympiacos

El entrenador abandona el club griego después del inicio de la Euroliga en una noticia inesperada. Se le detectó hace unos meses una esclerosis múltiple que, según anunciaron, no afectaría a su trabajo. La marcha de David Blatt llega de forma pactada y después de caer en el estreno europeo ante el ASVEL.

El Olympiacos ha indicado que se trata de una “solución conjunta” que supone una situación “difícil”. El club heleno define a David Blatt como “un gran entrenador y sobre todo una gran persona” que forma parte del “baloncesto mundial” y que ha servido a la entidad griega con “consistencia, coraje y abnegación en un momento crucial”. Y es que Blatt ha sido el encargado de gestionar el equipo en una época donde se ha abandonado la Liga Griega por primera vez en la historia.

Por su parte, el entrenador con trayectoria NBA ha afirmado que se ha producido una “larga y respetuosa charla entre los propietarios” y él donde han decidido separarse “por el bien de ambas partes”. “Mi tiempo en Grecia con Olympiacos fue sustancial e importante en muchos sentidos. Me siento agradecido por la gente y la familia que encontré aquí”, ha explicado.

“No tengo nada más que respeto por la gerencia, los jugadores y el personal, con quienes he disfrutado trabajar  y les deseo lo mejor”. Su marcha se produce en un momento inédito donde el Olympiacos cuenta con una plantilla para la Euroliga y otra para la segunda división helena. Un verano algo convulso y que tras el inicio de temporada no ha mejorado, por lo que las razones deportivas parecen haber sido claves.

Blatt ya fue protagonista hace unos meses. Se le diagnosticó una esclerosis múltiple que podía poner en peligro su carrera en los banquillos. Sin embargo, el club le dejó decidir su futuro y él optó por mantenerse en el cargo. Con la ayuda de los médicos y con una salud sensible, el técnico se atrevió a continuar con una vida lo más normal posible. Sus próximos pasos están por confirmar, al igual que la razón de este punto y final en el Olympiacos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *