Del presunto biscotto a recuperar jugadores para la causa

La noticia corrió como la pólvora cuando se dieron a conocer las bajas del Real Madrid para el partido contra el Baskonia, las ausencias de Campazzo, Reyes, Tavares y la ya conocida por Deck, fue tomado por algunos (madridistas inclusive) como una ofensa.

Ayer Laso tiró del fondo de su banquillo para el encuentro frente al conjunto vitoriano y casi le salió bien la jugada, no en vano, hasta los últimos dos minutos del partido, el Baskonia tenía una exigua ventaja de cinco puntos que Carroll amenazaba con hacerla desaparecer en cuanto tuviera dos buenos tiros, aunque, finalmente, el mejor acierto local decantó la victoria del equipo más necesitado de la victoria en ese momento.

Perder en Vitoria es algo que puede pasar perfectamente, lo que no puede ser de recibo es, ya no solo que un jugador de primer nivel como Derrick Williams dude de los jugadores que presente el Madrid, sino que, parte de la afición madridista hable de “tirar el partido”.

No puedo evitar soltar una sonrisa cuando veo que, esos mismos que hablan de falta de competitividad, estoy seguro de que se quejaban de la falta de minutos para Kuzmic y Pantzar, y ahora me pregunto yo: ¿No son estos partidos que faltan para acabar la fase regular de Euroliga el mejor momento de recuperar jugadores para la causa? ¿Acaso vimos ayer algo que nos haga pensar que, esos mismos nombres, con más minutos a sus espaldas, darían un mejor rendimiento en la ya competitiva plantilla blanca?

La respuesta se contesta sola, si algo ha aprendido Laso de épocas anteriores es a manejar el minutaje de su plantilla (si quieren les tiro de recuerdos cuando Valencia Basket se llevó la liga) de igual forma que quiere a todos sus jugadores en plena forma para, cuando él lo requiera, den el máximo en la cancha.

Laso dejó ayer claro lo que piensa de Kuzmic y Pantzar tras su partido de ayer: “son jugadores de la plantilla y sé que están preparados, no hemos sufrido con ellos en el campo, han hecho cosas bien y estoy contento de la aportación”, mensaje claro de que, a la espera de las grandes citas, cualquiera puede tener su oportunidad.

Si de aquí a final de temporada, esto vuelve a pasar, es muy probable que esos minutos que ayer tuvieron en cancha, sirvan de mucho más que haberlos dejado en casa una semana más. Sencillamente, han pasado de ser meros espectadores de sus compañeros, a conocer de primera mano que son soldados para servir a la causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *