Desdibujada victoria del Real Madrid ante Baskonia

El Real Madrid consiguió una nueva victoria en Euroliga por 70-69 pero volvió a adolecer de los errores que le ha llevado a seguir sin encontrar su juego.

No sabemos qué le pasa al Real Madrid en su cancha, pero hoy le ha faltado muy poco para cosechar una nueva derrota ante un Baskonia que, desde luego, no está haciendo su mejor Euroliga.

La noche empezó con sorpresa, Laprovittola fuera de convocatoria y sin lesión aparente, a él se unía Mejri en lo que suponía que dos de los grandes fichajes de los blancos de esta temporada, se quedaban sin disputar ni un solo minuto, curioso cuando menos.

El comienzo ya nos sonaba de otras ocasiones, una mala actitud defensiva o, mejor dicho, sin la dureza con el que uno debe afrontar un partido de estas características, le permitía a Baskonia coger el mando y, aunque sin coger ventajas importantes, se le notaba mucho más cómodo en la cancha, llevando absolutamente el ritmo del partido y no permitiendo al Madrid lo que más le gusta, correr.

Algo parecía cambiar al descanso cuando vimos al Real Madrid mucho más centrado y jugando a lo que más le gusta, buena defensa y salidas explosivas al contraataque con Campazzo asistiendo a Tavares o Deck, según tocaba y que hacía presagiar que habría un cambio de dinámica en el encuentro y que, ni mucho menos fue así, Baskonia aprovechó errores garrafales de los blancos en malas selecciones de tiro (Llull acabó con 0/7 y un -7 en valoración) colocándose en lo que fue un vaivén en el marcador con el que llegamos a los últimos segundos del partido con un marcador empatado y donde Stauskas cometió la inocentada del día, permitiendo dos tiros libres a falta de menos de tres segundos que permitió la victoria blanca por solo un punto.

En los nombres propios del partido, hay que destacar en el lado positivo a Trey Thompkins, si nos dicen que, en estos momentos, es el referente ofensivo de los blancos tras su comienzo de temporada, no nos lo hubierámos creído, pero sus 20 puntos y su acierto en momentos puntuales han sido básicos para poder llevarse la victoria, a él se suma un Deck que vuelve por sus fueros en el poste bajo y Facundo Campazzo que, tal y como va la temporada, tiene pinta de ser el «único» base blanco tras el mal momento en que se encuentran tanto Laprovittola y Llull.

Pablo Laso confió en una rotación de diez hombres ya que, ni Carroll ni Felipe Reyes disputaron ni un minuto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies