“El día que dejes de ver sillas disfrutarás de este deporte”. Una experiencia BSR

Se ha celebrado recientemente el I Curso de entrenador de Baloncesto en Silla de Ruedas y quisimos saber de primera mano cómo fue esa experiencia de la mano de uno de sus participantes.

Nuestra firma invitada es Jorge Martín Blanco, entrenador de Nivel 1 de la Federación de Baloncesto de Madrid que estuvo presente en esas jornadas y a través de este impagable documento nos cuenta las sensaciones de una experiencia única y que ha hecho volver a enamorarse del baloncesto. Desde aquí agradecerle a Jorge su disponibilidad en todo momento.


El día que dejes de ver sillas disfrutarás de verdad este deporte

Por Jorge Martín Blanco @jorge_martin33

Desde hace más de 20 años llevo vinculado al mundo del baloncesto. En él he vivido todo tipo de sensaciones y durante muchos años me llenó plenamente de satisfacción con lo que me aportaba.

Disfrute de él durante más de 12 años como jugador y desde hace 7 lo vivo desde la banda como entrenador, actualmente Nivel 1 de la FBM.

Mi ilusión desde entonces y sobre todo en la etapa de formación ha ido de más a menos hasta el punto de perder todo aquello que me aportaba este deporte, todo aquello que en la teoría aprendía en las clases de formación se disipaba en la realidad de la competición. Aquellos mismo que en algún momento te hablaban de buscar formas  divertidas de convertir todo en un juego para buscar que los chavales se vincularan y vieran el baloncesto como un deporte divertido y atractivo, esos mismos en el campo, transformaban sus palabras en competición pura y dura, olvidando la prioridad de enseñar, divertir y muchos valores que en las aulas aprendías como prioritarios.

De unos años atrás hasta hoy muchos entrenadores jóvenes y no tan jóvenes avalados por sus clubs y por sus principios cierran marcadores y aplastan a sus rivales con contundentes resultados que humillan y hacen que muchos niños se resignen a seguir jugando a algo que antes les entusiasmaba.  Este mismo año he visto salir de canchas a niños de 10-11 años llorando y con la sensación de que algo dejamos en el camino en este deporte que en teoría tanto decimos que queremos.

Por otro lado vemos a clubs que en un trabajo que ellos llaman “SCOUTING”, van a categorías de formación como Benjamín o Alevín en busca de jugadores para llevarlos a sus equipos donde pasaran de jugar con sus compañeros y divertirse a tener más horas de entrenamiento y convertir una diversión en una obligación, lo peor es que todo esto avalado por muchos padres con el ego de pensar que su hijo es una estrella.

Durante este año y debido a una lesión de rodilla y pendiente de una operación ha hecho que siga mi progresión y mi formación en las aulas. Aquí empieza algo que me ha hecho replantearme todo aquello que me hizo dudar y lo más importante,  me ha devuelto la ilusión por el Baloncesto.     

Hace una semana tuve la oportunidad de iniciar el primer curso de baloncesto sobre silla de ruedas (BSR), inicialmente la idea simplemente era buscar algo diferente, buscar algo que me devolviera la ilusión perdida, quizá una huida hacia atrás o simplemente una justificación para auto convencerme de que había acabado un ciclo en mi vida y debía de cerrar este capítulo llamado BALONCESTO.                  

Desde el primer minuto en el aula D-208 de la Universidad Europea de Madrid, ya noté que algo iba a cambiar en mí, entraba con muchas incertidumbres, muchas dudas de qué podría aportarme este curso a mi formación, y lo más importante es que iba a empezar algo que nunca me había planteado y de lo que no conocía nada a ningún nivel ni deportivo ni institucional.

Bastó solamente 10 minutos de clase con Jose. M. Artacho, entrenador Nacional, Plata Paralimpiadas Rio 2016, y entrenador del CD Ilunion, junto con Miguel Vaquero para darme cuenta que había algo en el BSR. Había despertado todo mi interés y hacia volver a recuperar la ilusión por el baloncesto. Muchas dudas y muchas preguntas que poco a poco empezaron a tener respuesta y hacerme entender todo aquello que representa el BSR y no solo a nivel deportivo, si no lo que significa a nivel institucional y todo el trabajo que hay detrás de ese deporte  tan poco reconocido.

Durante las primeras jornadas y según iba poco a poco tomando contacto con el BSR, mi convicción por lo que estaba haciendo iba en aumento, en función de cada clase técnica, cada ponencia, cada exposición hacía que tuviera más ganas de seguir entendiendo este asombroso mundo que estaba descubriendo.                                                                               

Empezaba a descubrir otro tipo de baloncesto, otra manera de ver este deporte y otras formas de inculcar valores algo que pensé que se había perdido.

Tengo que recalcar una frase que me dijo alguien ilustre en el curso y que siempre tuve presente y ha cambiado mi forma de entender este deporte.

El día que dejes de ver sillas disfrutaras de verdad de este deporte

20 años después de que descubriera con tan solo 14 años este deporte, de la mano Jaime entrenador de un jovencísimo Kronos, en el distrito de Carabanchel, y habiendo pasado por clubs de renombre, llego la oportunidad de descubrir algo que creo que todos deberían conocer mas allá de un simple juego para inválidos.

Siempre estaré agradecido por poder disfrutar de esta experiencia que es el BSR a:

                   * FMDDF

                * FEDDF

                * UFEDEMA

                * COMUNIDAD DE MADRID

                * FEDERACION BALONCESTO DE MADRID

                * UNIVERSIDA EUROPEA DE MADRID

                * CD. ILUNION, GETAFE BSR, AD ALCORCON Y LEGABASKET

Solo espero poder quedar vinculado a este nuevo proyecto por mucho tiempo y ayudar a su expansión en todo aquello que este en mi mano.