Edy Tavares, el jugador menos respetado por el colectivo arbitral

Se lo prometo, pensé hacer este artículo de opinión poniendo interrogantes en el titular, pero luego deseché la idea, estoy seguro de lo que digo.

Edy Tavares, tipo afable y simpático allá donde los haya, sin un mal gesto cuando cualquiera se dirija a él, con una sonrisa casi perenne en el trato personal y que, cuando se le dice, «qué suerte ser tan alto», responde casi siempre: «de eso nada, el mundo está hecho para ustedes», es una bestia cuando juega, ahí no conoce los amigos y su objetivo es ponerse al servicio del equipo de una forma casi desconocida para la mente de un jugador.

A él no le preocupa si mete 20 o 30 puntos, sino que, lo que realmente le gusta es sentirse «temido» por los jugadores rivales, que quién le encare tenga que modificar descaradamente su tiro o, fruto de alguna locura, se le ocurra ir de frente contra él y que, como ya sabemos, acaba la cosa como acaba, con un tapón «in your face» que hace que te acuerdes durante mucho tiempo.

Sin embargo, hay algo que persigue a Edy Tavares desde su llegada al Madrid, y es esa falta de respeto continua que tienen los colegiados hacia él, que inclusive el propio Laso ha comentado con una anécdota que tuvo cuando espetó a un colegiado que no le había pitado falta al caboverdiano y la respuesta fue: «si la ha metido para abajo».

Esa sensación de frustración del pívot, cansado de aguantar golpes y de que ninguno haya sido sancionado y él vea como al más mínimo roce que haga al rival le caiga la falta,  le ha granjeado alguna que otra bronca del coach blanco aunque entienda la situación.

¿Saben lo más gracioso de todo esto? Que algunos justifican estan acciones que sufre Tavares con el manido «es que es muy grande y se le ve mucho», como si eso fuera una patente de corso para aguantar todo lo que le echen y no le quedara más remedio que aguantar todo lo que le echen.

Ayer vivimos un nuevo episodio de falta de respeto a Edy Tavares con esa increíble falta que le pitaron tras llevarse ese «mangurriazo» de Singleton y que, encima, fue sancionado con falta del madridista y que tan bien recogió la cámara de @BasketatodoRitm, fue una más de tantas de las que lleva aguantando el jugador madridista y, estamos seguros, seguirá manteniéndose en el tiempo, solo esperamos que el bueno de Edy sea capaz de seguir aguantando como ha conseguido hacerlo en los últimos tiempos y no se deje llevar por «la ira», algo que, para más INRI, le ha conducido a llevarse alguna que otra técnica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies