El 1×1 entre Sergio Llull y Alberto Herreros

Sergio Llull batió a Alberto Herreros como máximo triplista del Real Madrid en ACB gracias a sus 662 triples y ahora se han «enfrentado» en un 1×1.

La cita ha sido en el pabellón del Real Madrid donde Sergio Llull habla claro: “Espero que mi mejor triple esté por llegar”.

Respecto a lo que significa conseguir este récord, así habló el jugador:

“Estoy muy orgulloso, para mí es un honor ser el máximo triplista del Real Madrid en la ACB y superar a Herreros, una leyenda de este club, es un motivo más de satisfacción y una motivación para seguir trabajando y aumentar esa cifra en muchos más triples”.

Con la contestación de Herreros:

“Para mí es una alegría porque le tengo muchísimo cariño. Si alguien tenía que superar esa cifra no podría ser otro que Llull. Le quedan muchos triples por tirar y por meter y seguro que irá ampliándolo hasta una marca inalcanzable para todos. Va a batir muchos récords más, no solo este de triples”.

El actual jugador del Real Madrid define a su antecesor como:

“uno de los mejores triplistas de la historia. Tiene el récord absoluto de triples en la Liga, una cifra que nadie va a poder alcanzar nunca. Él era un gran especialista en el triple”.

Herreros discrepa:

“Creo que sí me quitará el récord de la Liga y seguirá consiguiendo otros récords. Él no solo es un tirador. Puede hacer muchas cosas más. Va a estar a su alcance el récord de asistencias, de recuperaciones…Todos estos premios individuales Llull se los merece”.

 

Ambos desvelan las cualidades que tiene que tener un especialista en el tiro de tres puntos.

Según Llull:

“debe tener una buena mecánica, un buen tacto para dejar el balón al final y tener buenos compañeros también que se la pasen en el momento adecuado y le dejen solo. Son muchas cualidades juntas las que necesita un buen tirador, en este caso como Herreros, para poseer un récord así”.

Según Herreros:

“tener talento y trabajarlo. Tener la confianza que tiene Llull, que sabe que en cualquier momento puede tirarla y meterla. Da igual que sea de nueve, seis o cuatro metros. Todos estos aspectos de confianza, físico y talento están encarnados en un jugador como Llull”.

Lo que Herreros hubiera querido tener de Llull:

“Yo no tenía tanto rango de tiro como tiene él. Es capaz de levantarse de nueve metros. Otra cosa que envidio es su tiro con bote. Yo era más de salir de los bloqueos y tirar. El tiro con bote, que yo veo como lo más difícil, Llull lo borda”.

Lo que Llull quisiera tener de Herreros:

“Me gustaba mucho su mecánica cuando le veía jugar. Era perfecta, de esas que enseñan en las escuelas de baloncesto. También a la hora de meter triples decisivos como el de Vitoria para ganar la Liga… Esa frialdad y esa confianza me impresionaban mucho”.

El mejor triple de Llull:

“De momento, me quedo con el de Valencia de campo a campo. Ha sido uno de los mejores de mi carrera, espectacular y además sirvió para ganar el partido. Espero que mi mejor triple esté por llegar y ojalá pueda acabar mi carrera como hizo Herreros, metiendo una canasta para ganar un título”.

El mejor triple de Herreros:

“El mío es obvio. No solo por ganar el título sino porque fue mi último tiro de mi vida profesional. Fue una retirada perfecta. Es todo lo que un jugador desea, meter la canasta decisiva y ganar un título antes de retirarte”.

El base-escolta ha patentado una nueva forma de tirar triples, sorprendente para algunos y no tanto para los que le conocen.

Según Llull: “Al final, cuando se te acaba la posesión o el partido tienes que intentar apurar tus opciones para meter una canasta. Tienes que buscar soluciones rápido y muchas de ellas son tiros lejanos. Lo he entrenado desde pequeño haciendo en casa la típica cuenta atrás del 5 al 1 y ahora lo que hago es trasladarlo a nivel profesional. Son momentos en los que tienes que tener mucha confianza e intentas que acabe bien”,

Herreros, que convive con él todos los días en los entrenamientos, lo tiene claro: “Cuando tira una mandarina pienso siempre que va a entrar. Desde un principio, cuando hablaban de sus mandarinas decían que era suerte, pero qué casualidad que siempre las metía. Tiene un porcentaje en esos últimos tiros espectacular. Cuando tiene Llull el balón en sus manos desde el palco se ve todo mucho más tranquilo”.



¿En quién se fijaban?

Herreros explica que de pequeño se fijaba «en Petrovic, por supuesto. Pero había un jugador que me encantaba y que también fue jugador del Real Madrid, que era Brian Jackson. No sé si Llull le habrá visto porque fue hace mucho (risas). Es uno de los mejores tiradores que he visto en mi vida. Ahora me quedo claramente con Carroll”.

Por su parte, Llull echa la vista hacia el otro lado del charco: “Me impresionaba mucho cómo tiraba Reggie Miller (exjugador de los Indiana Pacers de la NBA). Su mecánica no era muy estética, pero las metía de todos los colores. También Ray Allen o incluso Michael Jordan que, aunque no era el mejor tirador, tenía una mecánica perfecta». Y no tiene duda del mejor en la actualidad: «Carroll. Por la rapidez con la que arma el brazo puede tirar en cualquier posición y posee una mecánica perfecta”.

El triple perfecto

Llull es categórico: “El triple perfecto sería lo que hizo Herreros en Vitoria. Meter el triple decisivo en un quinto partido de una final. Te llega el balón, ni te lo piensas y la levantas, entra y puedes conseguir ese título para tu club. Tiene que ser una alegría enorme vivir ese momento”.

Herreros prefiere no llegar al límite: “Me gustaría que no fuera en el quinto, que fuera en el tercero (risas) para no sufrir tanto. Llull ha metido muchos tiros decisivos como el de la Copa del Rey en Málaga. Espero de todas formas que su triple perfecto esté por llegar y nos ayude a conseguir más títulos”.

Un 1×1 en pista entre Herreros y Llull

En un hipotético equipo con Llull y Herreros juntos en pista. “Tendríamos problemas (risas). El que en ese momento tuviera más confianza y esté mejor colocado. Pero creo que normalmente se la tiraría él…sobre todo porque es el que sube la pelota y no me la pasaría”, comenta Herreros. Llull no se tiraría esta vez una mandarina: “Nos turnaríamos. Un partido él y otro yo”.

Fuente: Real Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies