El antimadridismo de Oriola y los valores del Barça

La que ha liado el bueno de Pierre David Oriola Garriga con sus declaraciones, con ellas hemos dejado de hablar del cuatro de cinco que le lleva endosado el Barcelona al Madrid para sacar un tema único de debate: El antimadridismo.

Pierre Oriola siempre ha sido del Barça, lo ha reconocido públicamente y a mí eso me parece loable, no me digan que no es bonito decir sin ningún tipo de tapujos de qué equipo eres aunque, el día que lo dejó claro, todavía estaba bajo contrato con Valencia Basket, pues bien, en ese momento le defendimos y no se nos cayeron los anillos, creemos que detrás de cada deportista existe un ser humano con el corazoncito del equipo que sea que, muchas veces. no es el que le paga.

Sin embargo, existe una fina línea en decir cuál es tu equipo, a expresar de que eres “anti” en algo y esa es la que ha cruzado, de forma indefectible, Oriola. Aunque puede que el mismo no sea consciente de sus palabras, ante los ojos de muchos ha antepuesto lo que pueda conseguir con  su club a lo que pierda el Real Madrid y lo ha dicho buscando algo en lo que lleva mucho tiempo abriendo camino, ser el icono para el barcelonista de las canastas.

Oriola se equivoca cogiendo la vía del odio, que se vaya a convertir en el enemigo público número 1 de la afición del Real Madrid de baloncesto, no le convierte de forma automática en el ídolo que aspira ser frente a la gente del Palau, está claro que sí que le valdrá ante unos cuantos, esos que saltan con él por ganar al Madrid en un partido de liga regular, también a aquellos que están más pendientes de los partidos que pierden los blancos que los que ganan los azulgranas o, sencillamente, aquellos que se quedan con la gloria efímera de salvar su temporada cuando han vencido al Real Madrid aunque acaben la temporada sin un título en sus vitrinas, esos sí veran a Oriola como su ídolo a seguir.

Más le valdría a Pierre coger las enseñanzas de capitanes que han pasado por allí antes de que él vistiera de azulgrana, sin ir más lejos, el propio Navarro que, en cancha, podrá acusársele de lo que quiera, pero que fuera de ella ha tenido un comportamiento exquisito sabiendo distinguir perfectamente entre rivalidad y compañerismo, demostrando unos valores que, al día de hoy, parecen que faltan en el jugador de Tárrega.

Decía Oriola en el año 2017 que le gustaría ser el nuevo Felipe Reyes, yo le invito a buscar alguna declaración parecida de antibarcelonismo en el capitán del Real Madrid en toda su carrera deportiva, igual el primer paso para ser un ídolo en tu afición no solo es ser capaz de meter muchas canastas, sino saber que tu comportamiento también debe ser ejemplar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies