El Barça necesita un Luka Doncic

Tras el partido del pasado jueves, donde el Madrid pasó por encima del Barça, queda claro que lo que necesita el equipo culé es un poco de ilusión, y eso es lo que lleva un tiempo generando el joven Luka Doncic en el Real Madrid.

El Barça tiene a su última gran estrella, Juan Carlos Navarro, en la parte final de su carrera. Un gran jugador, capaz de batir hace una semana su récord de anotación con menos tiempo en pista (anotó 21 puntos en 19 minutos) pero que no aparece en las grandes citas donde el Barça está fallando.

Los jugadores fichados en los últimos años, lejos están de ser los líderes capaces de dirigir la nave blaugrana en unos años de sequía ganadora y los jugadores que sacan de la cantera no disponen de los minutos y quien sabe de la calidad para ser ese “Navarro” que todos esperan.

Y encima el máximo rival tiene una joya, a la que esperan retener alguna temporada más, que cada día da muestras de ser un jugador de clase mundial que tiene un sitio reservado en el olimpo de los elegidos.

Luka Doncic ilusiona ya no solo a los aficionados del Real Madrid, sino que lo hace a todos los que seguimos el baloncesto. No deja de superar topes y de con solo 19 años echarse a todo un Real Madrid sobre sus jóvenes hombros para que las bajas por lesión que tiene no se noten. Y eso que esto no para y el calendario aprieta a todos los equipos que juegan Euroliga.

Esta semana dos jugadas del joven jugador esloveno han dado la vuelta al mundo. Una canasta espectacular desde su propio campo para cerrar un cuarto y matar un partido y una “rotura” a Claver en la que deja al jugador valenciano dos veces por el suelo.

Ver la cara de los aficionados madridistas celebrando esas dos acciones demuestran que Doncic es más que un jugador. Se está convirtiendo en un líder y eso es lo que necesita el Barça. Plantilla tiene, pero falta ese jugador en el que sus compañeros confíen en los malos momentos.

Está claro que encontrar un diamante como Doncic cuesta años, pero debería ser el objetivo de la cantera culé encontrar y forjar un jugador que sea el buque insignia del Barça y que de nuevo ilusione a una afición que ve como otro año el equipo se puede quedar en blanco.