El Barça vuelve a la Euroliga pensando en un nuevo clásico

Esta noche vuelve la Euroliga al Palau Blaugrana (21:00h) para enfrentar al Barça contra el Estrella Roja en un partido sin objetivos para los locales que tendrán la mente puesta en el encuentro de Liga ACB que les enfrentará el próximo domingo al Real Madrid.

El conjunto serbio llega con la intención de lograr un triunfo que mantenga sus ilusiones de luchar por entrar en el playoff final y no lo pondrá nada fácil por lo correoso de su juego y por la intensidad que ponen siempre los equipos de la antigua escuela yugoslava.

Jugadores como Bjelica, Rochestie o Feldeine junto al gigante Pero Antic serán algunos de los hombres que hoy pisarán el parqué del Blaugrana y a los que tendrán que hacer frente los jugadores de Pesic, sabedores que la Euroliga debe ser una competición que les sirva para afrontar con garantías la Liga ACB.



En la previa, Svetislav Pesic, ha avisado que quieren ir a disputar y ganar el partido y mejorar poco a poco las prestaciones que su equipo está dando, que solo han dado buenos resultados en la pasada Copa del Rey y que desde entonces no ha demostrado todo lo que se espera de un equipo que ha demostrado ser capaz de lo mejor y de lo peor.

A la espera del regreso de Hanga y Seraphin, el Barça ya recupera a jugadores como Pau Ribas y Oriola que han afrontado los últimos partidos con molestias y que han tenido una semana para recuperarse de sus problemas físicos y volverán a ser hombres clave en el esquema de Pesic que exige el máximo en defensa y en eso Pau y Oriola son unos maestros.

Partido interesante en el que los visitantes buscan conseguir un billete para la siguiente fase conscientes que este año la Final Four se celebra en Belgrado y si logran llegar a ella el empuje de su afición puede hacer posible el milagro de ser campeones de la Euroliga.

De momento deben superar a un Barça que tiene en mente el clásico del domingo, donde buscarán quitarse la espina de la paliza recibida en Euroliga, pero que quieren lavar también su imagen en Europa para no quedar como farolillo rojo de una competición donde hace tiempo tiraron sus opciones de lograr el título.