El despropósito de la “Lliga Catalana”

En medio de todo el revuelo que se está viviendo con el tema del independentismo catalán llega la suspensión, de momento sin fecha, de la final de la Liga Catalana que debían disputar el Barça y Morabanc Andorra, y que tenía como fecha este domingo en Reus a las 12.30h.

Ayer por la tarde la Federación Catalana de Baloncesto (FCBQ) emitía un comunicado en el que anunciaba la suspensión de dicho partido que estaba desde el mes de septiembre establecido en el calendario tras la semifinal que disputaron Morabanc Andorra y Divina Seguros Joventut, que ganaron los primeros para enfrentarse al Barça en la final.

Según comunica la propia FCBQ, fue la Federación Española de Baloncesto (FEB) la que el pasado 18 de octubre les informó que debía suspenderse la celebración de dicha final porque no estaba dentro del calendario aprobado por la Asamblea General de la FEB el pasado 1 de julio.



La Federación Catalana ha intentado anular esta suspensión pero ha sido imposible y de momento no tiene fecha de celebración una de las competiciones más antiguas de la historia del baloncesto, que en el formato actual iba a celebrar su 38ª edición.

La FCBQ ha justificado haberlo anunciado tan tarde por la posibilidad de agotar todas las vías posibles para que se pudiera disputar pero que finalmente no se ha podido lograr, haciendo extensiva la disculpa a la ciudad de Reus, que iba a ser sede de este partido especial para el baloncesto catalán.

La causa más probable de la suspensión es el acuerdo al que se supone que habían llegado los presidentes de las federaciones autonómicas de no poner partidos en las ventanas FIBA, por lo que no se ha llegado un acuerdo para “romper” dicho acuerdo.

Ahora la celebración de este partido queda en el aire, en una situación excepcional como ha declarado el comunicado de la FCBQ en boca de su presidente, Joan Fa, que deja el torneo en una situación delicada y que deberá replantearse de hacer en pretemporada de nuevo como así se ha hecho los últimos años.