Opinión Carlos Casas 

El fin del tanking en la NBA y al error de beneficiar al infractor

Recién comenzó la nueva temporada de la NBA, y esta se ha propuesto reducir el tanking que hacen muchas franquicias durante las temporadas con el objetivo de aumentar el espíritu competitivo de la liga, y parece que lo va a conseguir. Decisión acertada y necesaria para el baloncesto americano.

Para quienes no estén muy familiarizados con el término tanking, este hace referencia a la actuación de, prácticamente, dejarse perder partidos durante la temporada regular de la NBA, cuando el equipo tiene una plantilla poco competitiva, para finalizar el año como último clasificado y tener así, mayor probabilidad de elegir primero en el draft del año siguiente. Esto lo han hecho varias franquicias durante los últimos años para conseguir reunir a varios jugadores jóvenes importantes y mejorar al equipo. Un claro ejemplo puede ser Philadelphia 76ers, quienes han logrado la elección 3 de 2014 (Joel Embiid), la 3ª de 2015 (Jahlil Okafor) y los picks 1 de 2016 y 2017 (Ben Simmons y Markelle Fultz).

Esto provoca cierta competencia desleal en la NBA, puesto que los equipos que a mitad de temporada, o incluso antes, no tienen opciones de acceder a playoffs deciden “dejarse llevar” y no luchar por ganar partidos con el objetivo de quedar como último clasificado en la temporada regular, conllevando a victorias casi seguras de los rivales que se enfrentan a ellos durante los últimos meses de competición.

Con el fin de paliar esta situación, Adam Silver, Comisionado de la NBA ha conseguido, con el voto positivo de la mayoría de las franquicias, reducir esta hecho a partir del año 2019, ya que los últimos clasificados no tendrán un porcentaje tan alto de probabilidades de elegir los primeros en draft, sino que las probabilidades estarán más repartidas entre los equipos que no disputen el  playoff de la temporada anterior.



Gran noticia esta para los amantes de la NBA a los que les gusta seguir la competición durante todo el año y no solo ver los partidos en los que se deciden el título. Aun no consiguiendo esta modificación acabar con el tanking al 100%, sí conseguirá reducirlo bastante, haciendo mucho más interesantes unos partidos de liga regular que, en los últimos años, han sido un tanto infumables de ver.

Cierto es que la idea de la organización de que los peores clasificados tengan a los mejores jugadores del draft es una de las características que hace que la NBA nunca este comandada por las mismas franquicias durante periodos mayores a 5 años, haciendo posible que cualquier equipo tenga opciones de armar un conjunto de jugadores jóvenes y con gran potencial que en el futuro puedan luchar por conseguir un anillo. Pero la situación era ya casi insostenible, puesto que son cada vez más los equipos que prefieren asumir dos o tres años de malas temporadas, con el fin de poder luchar por el título a largo plazo.

Así que decisión acertada la que ha tomado el Comisionado, que nos permitirá disfrutar de esos partidos que antes tenían un claro ganador, pero que, a partir de 2019, pueden tener mayor emoción en la lucha por vencer. Gana el juego limpio.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas