El fracaso que esperaba a Randolph en el Real Madrid

El inicio de temporada del Real Madrid no ha podido ser mejor. Una sensación que se viene repitiendo en estos últimos años en los que el equipo merengue lo dirige Pablo Laso.

Invicto en ACB y en Euroliga y con una imagen irreprochable. Muy pocos errores y dando a entender una superioridad que le permite ganar partidos en escasos minutos.

Pero el verano, o mejor dicho, las semanas previas al pistoletazo de salida a la 2018/2019 estuvieron protagonizadas por varias incógnitas en torno a la plantilla. La primera se basaba en cómo se iba a lograr olvidar la salida de Luka Doncic. La segunda hacia referencia a la posible ausencia de Anthony Randolph. El nacionalizado esloveno tenía pie y medio fuera del equipo y su baja podía causar serios problemas al rendimiento merengue.

Sin embargo, con la pretemporada en desarrollo y tras el comienzo de los partidos oficiales con la Supercopa de España se cerró este libro sin escribir. Randolph se queda en el Real Madrid y seguirá siendo uno de los puntales del actual campeón de Europa.



Es una realidad que el esloveno estuvo cerca de salir del equipo. Su falta de compromiso en ciertas ocasiones no sentó nada bien en el club. Pablo Laso, si por algo se caracteriza, es por su disciplina en el día a día de todos y cada uno de sus jugadores. Y el interior no lo había cumplido como se esperaba. Menos aún había alcanzado los objetivos a nivel meramente deportivo. Un cúmulo de situaciones que no dejaron en buen lugar a Randolph.

Pero dejarle caer de esa manera sí que era algo nuevo en la capital. Y es que la labor del staff merengue siempre ha sido positiva con pesos pesados como era este caso, hasta el punto de reconstruir caminos que parecían rotos. Hombres como Taylor, Thompkins o Campazzo también estuvieron en la cuerda floja, ya fuera bien a nivel interno como externo. Soportar las críticas no es nada fácil y el Madrid es el foco favorito para muchos.

En todos esos jugadores triunfó el método del Madrid y todo apunta a que con Randolph se mantendrá la dinámica de victorias. El esloveno ha comenzado a todo gas el curso y es uno de los mejor valorados del Madrid en ACB. 12 puntos de media en cuatro partidos con picos de 3 y 21 créditos. Ha sumado puntos en todos los encuentros y salvo este último duelo frente al Joventut, en todos se ha mantenido en el 50% de acierto mínimo en tiros de tres. En Euroliga, igualmente, luce 16 puntos y 17 de valoración.

La estadística no miente: Randolph ha despertado para quedarse. En plantilla tiene ejemplos como los anteriores y esa presión extra no hará más que beneficiar la competitividad en el Madrid. En su día muchos desconfiaban de Campazzo, hasta que la temporada pasada se fue a los 12 de valoración media en ACB con máximas de 32. Y muy similares son los casos de Thompkins y Taylor. A ambos se achacó su falta de acierto en ataque y su frialdad en defensa. Pero la realidad es que han mejorado considerablemente en sus puntos débiles: el interior mostró una gran cara en el aspecto defensivo mientras que el sueco ha aumentado su acierto de cara a canasta hasta ser una de las claves de Laso.

El fracaso que les aventuraban, aunque necesitó tiempo, fue desechado a base de trabajo y de éxito. Esta nueva temporada tenía a Randolph como protagonista y sus primeros pasos le colocan en la pole position para liderar al Real Madrid sin Doncic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies