El informe de la felicidad (o el buen rollo) en el Real Madrid

A lo mejor algunas veces se han planteado esta pregunta cuando ven a un equipo con los resultados deportivos que está teniendo el Real Madrid, ¿Están felices porque ganan o ganan porque están felices? Tenemos pruebas irrefutables de lo segundo.

Madrugada del 19 de febrero de 2017, Pepe Blanco, el delegado del conjunto blanco avisa a Pablo Laso de que la mujer de Felipe Reyes se ha puesto de parto y el capitán quiere estar con ella en el nacimiento de su segundo hijo, Laso no duda y concede el permiso. La respuesta del cordobés es inmediata, asiste al nacimiento y vuelve a Vitoria para levantar una nueva Copa del Rey.

Octubre de 2017, Trey Thompkins informa a Pablo Laso de que tiene que volar a EE.UU., su madre está enferma y quiere estar con ella, el coach blanco le dice que “lo que necesites” volviendo un mes más tarde y con todo un vestuario apoyándole desde el primer momento. Posteriormente se convierte en uno de los héroes de la décima jugando una Final Four donde su madre apuraba sus últimos momentos de vida, aún así la juega, es parte básica en el triunfo, asiste a la celebración con el equipo y coge un vuelo produciéndose, finalmente, el triste fallecimiento.

Acaba contrato, llega el verano y Thompkins recibe ofertas muy superiores (pero mucho) a la ficha de renovación que le ofrece el Real Madrid y el americano no duda, renueva en la casa blanca por dos temporadas más.



Primeros días del mes de octubre, los padres de Ayón sufren un grave accidente y la historia se repite con Laso…”lo que necesites”…, el mexicano vuelve y Laso, en la primera oportunidad, le cita: “su actitud ha sido buenísima, ojalá todo el mundo tenga el compromiso que tiene Gustavo.”

Hace poco, Campazzo decía “es un entrenador que deja a todos los jugadores contentos, nos da minutos y confianza” ante lo que Laso respondía de la siguiente manera, “no trabajo para que estén contentos, no pienso así, mi trabajo es que hagan un buen baloncesto, ganen partidos y sean competitivos, si encima están contentos, cojonudo”.

Lo cierto es que, en los entrenamientos del Real Madrid, bien sea por las victorias, bien sea porque se ha creado un grupo que tienen claros sus roles, se desprende lo que se suele llamar “buen rollo” o, si me lo permiten, felicidad, solo hay que verlo en los inicios de los entrenos como este que le mostramos con Santi Yusta, Rudy Fernández y Felipe Reyes, donde el mallorquín, lejos de mosquearse con la actitud del veterano y el joven que le impiden coger el balón, aguanta estoicamente antes de empezar a hacer el ejercicio.

Si así empiezan los entrenos, el final no es para menos, una nueva prueba la tenemos en cómo acabó el mismo Edy Tavares con este triple y el saludo final con Yusta, si eso no es felicidad, ya me contarán qué es.

ANÚNCIATE EN PLANETACB