El “libro” del Real Madrid Baloncesto

Pues parece que los agoreros se han equivocado en sus predicciones, una vez más, y que los que alimentan la inquina contra este equipo van a tener que seguir afilándose las uñas (que por cierto deben estar enormemente largas ya…) a la espera de la hecatombe que se lleve por delante la grandeza de un equipo que está, mejor dicho, que sigue escribiendo unas cuentas páginas de las más brillantes de la historia en el libro del Real Madrid Baloncesto.

Y eso que el libro está lleno de éxitos, de gloria, de excelentes jugadores, de brillantes entrenadores, de títulos, de récords y de historia del baloncesto europeo. Contiene un capítulo dedicado a Pedro Ferrándiz (4 Copas de Europa, 12 Ligas y 11 Copas en 13 temporadas) y otro a Lolo Sáinz (2 Copas de Europa, 8 Ligas y 4 Copas, en 14 temporadas) Y un tercer capítulo se sigue escribiendo ahora con un Pablo Laso que lleva conseguidos en siete temporadas 2 Euroligas, 4 Ligas y 5 Copas. Pero este capítulo aún está gestándose. De momento, en esta temporada, Pablo Laso ya ha conseguido clasificar a su equipo en su sexta final four en ocho años y lo tiene ubicado en la segunda posición en la fase regular de la actual Liga… Y lo que queda…

Pero este libro también tiene capítulos que describen épocas no tan doradas y es imprescindible leerlos con atención para saber valorar lo que estamos viviendo desde la llegada de Pablo Laso al banquillo madridista.

Para mí que llevo la práctica totalidad de mis 58 años leyendo cada una de las páginas de este maravilloso libro, el capítulo que actualmente está escribiéndose en la máquina de escribir de Pablo Laso me parece un regalo del cielo.

Por lo que significa tras una racha de dudas, de “palos de ciego”, despropósitos e incluso a veces desprecio al resto de capítulos del libro. La llegada de Pablo Laso ha devuelto al Real Madrid Baloncesto al lugar que nunca debió abandonar.

Y lo ha conseguido porque conoce lo que significa el Real Madrid. Para los que llevamos años leyendo el libro sabemos que para que este equipo tenga éxitos no solo basta con tener excelentes jugadores. La clave es hacer un grupo, un “núcleo duro” que entienda lo que es el equipo, que lo enseñe, que lo retroalimente, que llegue hacer sentir a cada jugador lo que significa ser del Real Madrid… Y de esta manera cuando se mezcla talento, motivación y sentido de pertenencia, el trabajo hace el resto para estar en lo más alto y conseguir éxitos.

Y esto lo borda Pablo Laso. Madridista. Conocedor como nadie del Real Madrid. Se ha sabido ganar tanto a su “jefe” Alberto Herreros (otro que tiene su capítulo aparte) como a su staff, a todas las piezas que forman parte del equipo. Y ha sabido hacerse con su “núcleo duro” que ha permanecido en el equipo con continuidad. Si añadimos que ese núcleo lo forman jugadores como Felipe, Rudy, Llull, Carroll o Ayón, que añaden a su talento deportivo su forma de ser como personas, el engranaje está asegurado.

 

Pablo Laso sabe sacar lo mejor de cada uno. Quién nos iba a decir cuando llegó Taylor que iba a ser decisivo en unos playoff de Euroliga o Causeur en una final, que Thompkins iba a fajarse en rebotes o incluso que Randolph iba a sonreír. Porque todos y cada uno de ellos saben que el equipo está por encima de las individualidades. Solo así se consiguen títulos.

Y no solo eso. Ha sabido devolver la ilusión a toda la afición, que sabe que su equipo lo va a dar todo por ganar, que sabe que se va a divertir viendo jugar a su equipo. Que siempre se siente orgullosa y confiada.

Algo dice que se ha retomado la filosofía del Real Madrid cuando innumerables jugadores que ya no están en el roster del equipo actúan como si aún formaran parte de él.

Así que deseo que este inacabado capítulo sea de los más largos del libro. Un libro que como el Real Madrid Baloncesto te gusta más cuando no solo lo lees con los ojos si no también con el corazón.

3 Comentarios en “El “libro” del Real Madrid Baloncesto

  1. Esté equipo es un orgullo, todos y cada uno de los miembros del plantel, así se juega al boloncesto.

  2. Personalmente me alegro más de los éxitos de los que no son figuras (Taylor, Deck, Thompkins, Slaughter, etc) pero que dan la cara en cada partido, que si estuviera Shaquille o Curry con el equipo, porque es la manera de formar eso, equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *