Opinión Carlos Casas 

El Madrid sin Llull ni Ayón. Volviendo al origen

La espectacular temporada de Llull el pasado año, siendo MVP de todo lo que jugó, y el buen hacer de Ayón en lo que llevábamos de temporada, demuestran la importancia de ambos en el equipo. Tras las lesiones, Laso tratará de rearmar el juego del equipo mientras falten dos piezas tan determinantes.

Desde aquel verano de 2011, en el cual Pablo Laso tomaba las riendas del Real Madrid, el juego que ha hecho el equipo ha ido enamorando a todos los aficionados al baloncesto, tanto madridistas como no madridistas, llegando a conquistar 13 títulos en tan solo 6 años en el cargo.

Pero, cierto es, que en el tramo final de la temporada pasada el juego colectivo cayó y, ni siquiera un fabuloso Sergio Llull, que tiró del carro todo lo que pudo y un poquito más, fue capaz de ganar los últimos partidos. Como consecuencia del cansancio acumulado se dejó de correr como se corría y de mover el balón como se movía, y por mucho que el balear remó llegó hasta la orilla, la gasolina se le agotó y ya no hubo tiempo de reacción.

Entonces, este verano, llegó la maldita lesión, el equipo perdió a su mejor jugador para casi toda la temporada, aunque conociéndole es muy probable que llegue a la Copa pero, de momento, no está, y el equipo lo estaba asumiendo. Pero la suerte ha abandonado al Madrid, produciéndose la ya conocida lesión de Gustavo Ayón, que sumada a la de Kuzmic, ha obligado a reaccionar rápido al club, contratando a Edy Tavares. Ahora toca dejar que se recuperen bien para que vuelvan más fuertes, y sus compañeros deben mantener al club en el lugar que corresponde para que, a final de temporada, los ausentes lleguen para ayudar a ganarlo todo.



Como siempre, ya hay quien quiso ‘matar’ a Laso al inicio de la temporada porque el equipo no desplegó su mejor baloncesto en la Supercopa. Hay que tener paciencia. Seguramente, los próximos partidos pueden volver a ser tan difíciles como lo han sido los últimos por las numerosas bajas, pero con la llegada del pívot de Cabo Verde y la vuelta de Thompkins, el equipo recupera centímetros bajo el aro, lo que facilitará, sobre todo, la defensa de hombres altos.

A partir de ahí, quedan muchos meses para llegar a los momentos claves de la temporada y, juntos, estoy seguro que volverán a sentar las bases del mejor Madrid. Sigue teniendo la mejor plantilla de España y, probablemente, de Europa y al entrenador que les ha llevado a ganar tanto. El gran nivel que están demostrando Campazzo y Doncic, sumado a los fichajes de Causeur y Randle, están haciendo que el equipo vuelva a correr y a mover el balón como lo ha hecho en los últimos años. Quien quiera ver a un conjunto que tire más de 2 que de 3, mejor que vea partidos de otro equipo, porque la idea del club, viendo los movimientos en el mercado, es volver al punto de inicio. Cuatro de los cinco jugadores que estén en la cancha durante toda la temporada van a poder tirar desde fuera y el pívot, raramente, va a jugar de espaldas al aro. Eso hizo al Real Madrid el mejor equipo de Europa y eso le va a volver a llevar a la cima.

Y llegará el momento, cuando el equipo haya vuelto a su ser, cuando hayamos vuelto a ver a Laso sonreír en rueda de prensa por cómo ha jugado su equipo y a la gente disfrutar en el Palacio, llegarán el mejor base y el mejor pívot de Europa, como si nada hubiera pasado, para dar eso que solo ellos pueden dar y volver a ganar tras haber vuelto a empezar.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas