El nuevo reto de Laso con sus jugadores, controlar la ansiedad

El Real Madrid sumó ayer su cuarta derrota consecutiva en solo diez días, algo que los más atrevidos del lugar ya lo califican como «crisis», pero más allá de los pesimistas, hay algo que sí debe controlar Laso y no lo va a tener fácil, la ansiedad.

Ni los más viejos del lugar pueden recordar cuando se produjeron cuatro derrotas consecutivas del Real Madrid de Pablo Laso, si decimos que ello haya sido en solamente diez días, menos aún, eso son las cosas que nos trae un calendario voraz y que no deja a los jugadores entrenar y obliga a un esfuerzo mental para olvidar un partido (se haya ganado o perdido), porque en menos de 48 horas ya tienes el siguiente.

En estos casos, el Real Madrid se ha encontrado de bruces con dos realidades que, aunque conocidas, le son muy extrañas, la primera es que, tras trece partidos consecutivos de Euroliga, se chocan de bruces con dos conjuntos rusos que le hacen pasar de luchar por el liderato de la competición continental, a verse peleando por no salir de los cuatro primeros, la segunda, de contemplar como su feudo se mantenía imperturbable ante las visitas de decenas de equipos y que iban cayendo uno tras otro, a sentirse vulnerables tras caer, por dos veces consecutivas ante rivales de muy diferente entidad, un Baskonia que anda dando tumbos y un Efes que, éste sí, son una máquina de jugar al baloncesto y con el tío más desequilibrante de Europa.

¿Cuál es el uno de los problemas que afronta ahora el Real Madrid? Más allá de los temas técnicos y tácticos que ya explicó perfectamente ayer Laso y que son el menor de sus problemas: «El equipo ha mejorado en rebotes, asistencias, pero debemos recuperar sensaciones de equipos para cometer menos errores, nos equivocamos si creemos que los problemas se solucionan individualmente«, el principal problema que ahora mismo atraviesan los blancos se llama: ANSIEDAD.

Esa ansiedad, baloncestísticamente hablando, queda definida cuando uno intenta hacer demasiadas cosas y demasiado rápido para que llegue un resultado antes de lo esperado, algo que pudimos ver perfectamente en partidos de ayer ante Efes en que, tras unos primeros minutos de cuarto absolutamente deliciosos y donde el Madrid pudo demostrar su potencial de juego, esa misma ansiedad por intentar mantener ese ritmo (absolutamente imposible ante un rival de semejante entidad) le hizo llevar a cometer errores de precipitación, de malas opciones de tiro, de fallos de desconcentración porque uno está pensando en lo que va a hacer con el balón antes de cogerlo y, que tuvo su cenit, con esa «bronca» entre Campazzo y Laso en que el segundo le recriminó esas dos entradas suicidas que no valieron para nada.

¿Cómo puede controlar Laso esa ansiedad? El propio entrenador nos lo responde: «Normalmente esto pasa, cuando tienes malos resultados, parece que quieres arreglarlo todo muy rápido, eso es muy difícil, porque si no te sale bien, te pones más ansioso todavía, es algo que debemos entender y considero que tengo jugadores muy inteligentes para lograrlo.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies