El OjO Al Blanco del Real Madrid (2) – Herbalife Gran Canaria (0). Camino casi hecho

El Real Madrid se garantizó un hipotético quinto partido si acaso la visita a Canarias no le trae la clasificación para la final de ACB tras vencer a un duro Herbalife Gran Canaria que le aguantó tres cuartos a un gran nivel pero que acabó cayendo por 92-83.

La vuelta de Ayón

Se acabó el susto con Gustavo Ayón, el mexicano salió en el quinteto titular y disipó las dudas que pudiera haber sobre su lesión muscular, algo que siempre hay que tener cuidado cuando hablamos de pinchazos en el muslo. Ello originó que se quedara fuera Dino Radoncic en compañía de Santiago Yusta en un día en que Felipe Reyes se convertía (junto a Rafa Jofresa) en el jugador con más partidos de la historia en ACB.

 

Contención

No tuvimos un primer cuarto con un Real Madrid tan malo cómo en el encuentro que daba inicio a la serie, pero tampoco el Herbalife se iba a dejar avasallar como alguno podría prever, con intercambio de canastas entre ambos equipos, pocos contraataques, tal y como querían los canarios, buenas defensas entre ambos y un marcador que dejaba todo abierto pero con ventaja insular por 19-21.

 

Hasta que llegó Tavares

El encuentro seguía por los mismos derroteros hasta que Tavares saltó a la pista y el juego del Granca cambió automáticamente, la zona se convirtió en inexpugnable pero la línea de tres puntos se convirtió en un auténtico coladero para los blancos que veían cómo Granca acertaba una y otra vez para lograr una ventaja que llegó a ser de ocho puntos y todo hasta que Luka Doncic decidió que aquello tenía que cambiar el ritmo y se convirtió en amo y señor del juego con dos minutos mágicos que fueron suficientes, junto a Llull y Carroll, de conseguir una mínima ventaja para el descanso (52-50).

Inabordable al desaliento

El Granca dio una auténtica lección de coraje en el tercer cuarto, con una concentración máxima y una defensa encomiable en todas sus líneas, el Madrid no estaba para nada cómodo en el juego mientras que los visitantes se notaban cada vez mejor en la pista, realizando su juego, moviendo el balón, luchando enconadamente por cada bola y encima con un excelente acierto en el tiro, algo de lo que adoleció terriblemente el Madrid en este tercer cuarto hasta que en un minuto Sergio Llull dinamitó el partido con sus triples para irnos al último cuarto con empate a 70.

 

La tormenta blanca

No por conocida sorprende menos, el Real Madrid salió en el último cuarto dispuesto a no hacer nada de lo que había hecho en los tres anteriores en lo que se refiere al aspecto defensivo y ello le llevó a meternos en una dinámica de auténtico playoff, broncas entre jugadores (Aguilar y Doncic), decisiones arbitrales polémicas y finalmente, un Real Madrid que se va a las Islas Afortunadas con un 2-0 y que le permite afrontar con tranquilidad su pase a una hipotética final.

Así terminamos por hoy, nuestra próxima cita será el jueves a las 21 horas donde el Madrid tendrá el primer match-ball para pasar a la final, mientras eso llega, sigan sonriendo.