El OjO Al Blanco del Real Madrid – Brose Basket. Flojo sparring

Un partido con poca historia fue lo que nos dejó este Real Madrid – Bamberg, el equipo alemán solo aguantó una parte en un encuentro en que los ataques superaron en mucho a las defensas y que se llevó el conjunto blanco a la espera de viajar a Grecia a recibir a Panathinaikos, resultado final: 106-86

Ganar o perder

Esa extraña sensación en el ambiente recorría los prolegómenos del partido “¡¡ha perdido Oly!!” era el comentario general, “¿¿Somos quintos??” preguntaban otros y sí, así era, después llegaban las elucubraciones, ¿ganar o perder? ¿Panathinaikos u Oly?, casi mejor ver el partido y que sea lo que la fortuna depare.

Comienzo apoteósico

Pues todas las preguntas quedaron tumbadas en cuanto el Madrid empezó el encuentro con un Randolph que se adornaba con los 11 puntos primeros de los blancos (sí, sí, once)  y con mates que alguno nos recordaba al mismísimo Dominique Wilkins y aunque parecía que iba camino de ser un paseo, nada más lejos de la realidad, la zona planteada por Bamberg en 3-2 se le atragantó al Madrid aparte de facilitar rápidos contraataques de los germanos que nos dejó un primer cuarto vibrante, ofensivo y nada defensivo, con un marcador de 27-28.

Pasar el rato

El partido siguió en la segunda parte por los mismos derroteros del primer cuarto, un juego en que el nivel defensivo mejoró algo pero, desde luego, no era para tirar cohetes, los tiros se producían muchas veces sin prácticamente oposición en cuanto había algo de movimiento de balón y solo en los 1×1 nos permitía ver algo de intensidad para impedir la canasta del rival, con decirles que todos los jugadores del Madrid que estuvieron en cancha anotaron y solo Staiger de Brose se quedó sin hacer lo mismo por los teutones, tienen la respuesta a cómo estaba la cosa, y si no nos creen, miren, miren el vídeo. Así nos fuimos al descanso con un marcador de 53-50.

Probando cosillas

El partido invitaba a probar cosas nuevas y Laso aprovechó para usar una zona presionante 2-2-1 para dificultar la salida del balón mientras nos dejaba sin ver a Edy Tavares durante todo el partido (mejor no arriesgar por el esguince) y empezaba a coger una cómoda ventaja ante un Bamberg que se iba desinflando poco a poco y el Madrid cerraba el cuarto cómodamente por  y con la única acción destacada de un pase que casi es canasta, con eso se lo decimos todo, por cierto, el marcador a falta de un cuarto: 82-69.

 

A esperar a Panathinaikos

Ese desinfle del Bamberg se acució más en el último cuarto, el equipo alemán ya estaba pensando en su competición doméstica y el Real Madrid tampoco tenía muchas ganas de complicarse la vida así que mejor esperar para próximas batallas que nos esperan y muy gordas, aunque, eso sí, el partido nos dejó un bonito mate de Felipe Reyes, algo que no estamos muy acostumbrados a ver.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita nos lleva a recibir al Obradoiro en casa, la cita será el domingo a las 12.30 horas, mientras tanto, sigan sonriendo.

ANÚNCIATE EN PLANETACB