El OjO Al Blanco del Real Madrid – Real Betis. Hasta siempre, verdiblancos

El Real Madrid fue el último verdugo del Real Betis que tenía como única tabla de salvación lograr la victoria ante los blancos, algo que no sucedió y que deja al equipo verdiblanco camino de la LEB Oro tras perder por 104-89 en el día que Luka Doncic consiguió su buscado triple-doble.

En familia

Es inevitable que la entrada en el WiZink Center fuera de las que hacen época, pero en lo negativo, claro, solo 4.108 almas se citaron en el WiZink Center para recibir al colista de la ACB en un día que la sección de fútbol también estaba en sus cosas. Aunque bueno, vistas las circunstancias, casi que no nos parece mal del todo.

Un Doncic con ganas

El partido seguía la línea prevista o lo que hemos visto desde que esta ACB se ha vuelto un simple paseo para el Real Madrid tras asegurar el primer puesto, un equipo visitante intentando sorprender al rival jugando con sus propias armas en un estilo de juego alegre y con posesiones cortas, y un Real Madrid que sale a medio gas o, como diría alguno, “a verlas venir”, por lo menos, tuvimos a Luka Doncic con ganas de quitarse la espinita de los partidos perdidos y se le vio muy metido y sin ninguna falta de ritmo siendo el mejor del primer cuarto con 5 puntos, 5 asistencias, 3 rebotes, 14 de valoración y algún jugadón como éste con un primer cuarto en que ganaban los visitantes por 21-22.

El acierto de Rudy y la mala suerte de Franch

El partido siguió por los mismos derroteros en el segundo cuarto, El Betis se aferraba a la vida ante un Real Madrid con rotaciones continuas en todos los puestos y con un nombre en particular, Rudy Fernández jugó los diez minutos del cuarto y se mostró como el principal “enemigo” de Doncic para quitarle el MVP del partido, un espectacular 4/4 en triples, 3 rebotes y 2 asistencias le dieron ese premio con un 16 de valoración, mientras que, en el otro lado, pudimos ver un canastón de Franch a aro pasado que aquí le mostramos y, por desgracia, una lesión que le obligó a retirarse lesionado y por lo que ya no le vimos más. Todo eso nos dejaba un marcador que seguía apretado pero con ligera ventaja para los blancos por 49-45.

Lento, pero seguro

El partido empezó a romperse en el tercer cuarto, el tiempo en que transcurre donde se ve la calidad entre unos jugadores y otros y es que, cuando se juega a un ritmo alto y con posibilidad de lanzar medianamente cómodo, hay jugadores que encestan sin problema y otros que, bien sea por el cansancio, la presión, o lo que sea, pues fallan, así, en este intercambio de golpes cual combate de boxeo, el Madrid se empezaba a mostrar ganador cuando al final del tercer cuarto, el marcador ya reflejaba una ventaja de los locales por 78-66 y alguna jugada con vuelo incluido además de una alerta de triple doble con Doncic con 15 puntos, 6 rebotes y 8 asistencias sumando un 32 de valoración.

Hasta siempre, Betis

Finalmente, no pudo luchar más el Real Betis y el Madrid, sin necesidad de subir el ritmo, se llevó el partido de forma clara, bombardeando desde la línea de 6.75 con Thompkins demostrando su buena mano y, condenando de forma irremisible al Real Betis a ser equipo de LEB Oro el próximo año. Desde aquí desearle mejor suerte en la próxima temporada y que le volvamos a ver pronto en ACB.

Finalizando con el triple doble

Como dato estadístico, no podemos dejar de destacar a Luka Doncic, acabó con 17 puntos, 10 rebotes y 10 de valoración ¡¡¡sin fallo!!! un triple doble para pasar a la historia.

Así terminamos hoy, con la victoria del Real Madrid (décima consecutiva en ACB)  y con el que nos tomamos un descanso hasta el próximo sábado donde visitaremos la cancha del UCAM Murcia, mientras eso llega, ya saben, sigan sonriendo.