El Real Madrid mantiene su statu quo de la plantilla tras los fichajes

El Real Madrid tiene prácticamente cerrada la plantilla para la próxima temporada. Salvo cambio de última hora, no llegará ningún jugador más y serán dos los fichajes que habrá para afrontar un nuevo curso deportivo. Solo alguna ‘bomba’ podría romper la sequía.

Laprovittola y Jordan Mickey han sido las incorporaciones y en ambos casos el Real Madrid mantiene el patrón de estos últimos años desde la llegada de Pablo Laso. El statu quo es intocable y en el seno del vestuario merengue los roles y la jerarquía sigue siendo la misma.

Esta ha sido una de las pautas clave en todos los fichajes que ha intentado el Real Madrid en las últimas temporadas. Es el secreto del éxito. El vestuario blanco es como una familia y no hay ningún conflicto ni entre jugadores ni con el entrenador que pueda resquebrajar la estabilidad madridista.

En estos últimos meses se ha buscado traer a Micic, De Colo o Brandon Davies. Finalmente serán Laprovittola y Jordan Mickey, perfiles algo diferentes a los previstos anteriormente. Pero quizás con más facilidad para entender cuál es la atmósfera del Real Madrid.

Laprovittola ha llegado como una estrella del Joventut. Se ha coronado como MVP de la ACB y ha recuperado su mejor versión. Pero en el Real Madrid no será ni mucho menos el líder. Tendrá menos tiros, menos minutos y menos jerarquía. Por delante hay jugadores como Llull o Campazzo, pero para él no es un problema. Su deseo de vestir de blanco y su gran relación con los compatriotas argentinos del Real Madrid le ayudarán a la adaptación.

Por su parte, Jordan Mickey tendrá que estar a la sombra de jugadores completamente asentados como Tavares, Randolph o Thompkins. Un papel muy diferente al que tenía en Rusia, donde a los pesos pesados se les mima constantemente. Mickey tendrá que someterse al mismo proceso por el que han pasado estrellas como Randolph. Trasladarse de un rol de líder absoluto a otro muy diferente donde hay que saber qué hacer y en qué momento para brillar adecuadamente.

La conclusión es que el Real Madrid sigue con su intacta columna vertebral, incorporando nuevos apoyos de un perfil más bajo que lo que se preveía en un primer momento, pero con una probabilidad más alta de fortalecer ese statu quo. Pueden llegar estrellas, pero ninguna pondrá en jaque la calma en el Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *