El resumen de la temporada 2017/2018 en la NBA: ‘Se acercan, pero hace falta algo más’

Con más competencia que en años anteriores, especialmente comparado con 2017, la NBA ha vuelto a vivir la misma final y el mismo campeón pero para nada el camino ha sido el mismo. ¿Quién se acuerda de aquellos meses de invierno, del inicio dubitativo de los Warriors, que a la postre serían campeones, de todos los récords que hemos visto esta campaña, de los momentos clave? Aquí intentaremos resumir lo que ha sido un año que como ven hemos titulado ‘se acercan, pero hace falta algo más‘, y es que la experiencia ha sido clave pero se avecinan tiempos de cambio.

LA PRETEMPORADA

Aunque para muchos la pretemporada comienza con la agencia libre, nada más lejos. Y más notorio se ha hecho este curso pues se han visto más traspasos que nunca en las fechas próximas al draft. Para quien no lo recuerde, por estas fechas del año pasado, Boston y Philadelphia llegaban a un acuerdo para intercambiar sus rondas de draft, la 1º de Boston por la 3º de Philadelphia, incluyendo una futura 1º ronda a favor para Boston, por supuesto. Juzguen ustedes mismos quién, por ahora, ha salido ganando de ese traspaso sabiendo que esas rondas fueron Markelle Fultz (#1) y Jayson Tatum (#3). ¿Está claro no? Veremos si a largo plazo los Sixers se recuperan de ésta.

Sixers y Celtics intercambiaban su pick de 1º ronda en la previa del draft. Foto:@NBA

Y es que tras un año de un draft flojo, este 2017-2018 han salido a relucir muchos talentos jóvenes, que se lo digan a Donovan Mitchell (#13). No han sido los primeros los mejores, como suele pasar, pues ni Markelle ni Lonzo Ball (#2) han destacado especialmente, el primero por lesión, y el segundo por decepción. Sí lo ha hecho, como decimos, Jayson Tatum y otros como Dennis Smith (#7) o el propio Mitchell, aunque el ROY ha sido indudablemente para Ben Simmons (#1 de 2016), quien ha entrado en esta denominación por no haber debutado en su primer año, manteniéndose como rookie esta campaña, y siendo de los mejores novatos que ha dado nunca este deporte, en gran medida por su capacidad para generar triple-dobles.

Y ya sabemos que la NBA siempre acoge a caras nuevas pero también sufre el adiós de otras conocidas, algunas de ellas auténticas estrellas de esta liga. Si ya en 2016 despedíamos el mismo año a Garnett, Duncan y Kobe, este 2017 nos tocó hacer lo propio con Paul Pierce, a quien veíamos besar el logo de los Celtics en su último partido allí con los Clippers, y a quien los de Boston le daban el honor de retirarse con su camiseta verde, firmando por un simbólico contrato de 1 día. Pudo ser peor el drama pero finalmente Manu Ginobili no se retiraba junto a Pierce.

Paul Pierce se retiraba en 2017. Foto: @NBAcom

Para terminar con los preparativos de cara a la verdadera competición, el mercado de fichajes empezaba fuerte pues ya en la previa del draft teníamos tres grandes movimientos, como Dwight Howard (CHA), Brook Lopez (LAL) o Jimmy Butler (MIN). Ya post-draft, podemos destacar los fichajes de Chris Paul (HOU) y Paul George y Melo Anthony (OKC), pero sin duda todos ellos fueron eclipsados por la petición de salir de Kyrie Irving, que se separaba definitivamente de LeBron James recalando en los Celtics a cambio de Isaiah Thomas, entre otros. Un LeBron que no se inmutaba y se rodeaba de algunos amigos ilustres como Dwyane Wade o Derrick Rose. Cabe destacar además la renovación millonaria de Curry con los Warriors (201M por 5 años), en el mejor contrato de la historia NBA.

Kyrie Irving protagonizó la bomba del verano pidiendo el traspaso para salir de los Cavs. Foto: @NBA

UN INICIO SORPRENDENTE DONDE YA SE NOTABA UN CAMBIO EN LA NBA

De nuevo los Warriors comenzaban con dudas, perdiendo dos de sus primeros tres encuentros. Aunque nada iba a ser tan malo comparado con la lesión de Gordon Hayward, flamante incorporación de los Celtics como agente libre y que apenas iba a tardar 5 minutos en su debut hasta romperse y decir adiós a la temporada. Lo mismo para Jeremy Lin tan solo unos días después. Una auténtica pena. Pero no todo iban a ser malas noticias, que se lo digan a los Celtics y su racha de 16-0 a pesar de todo, o a Embiid (46+15+7, 7 tapones), Harden (56) o LeBron (57), que ya empezaban mandando en los inicios del curso. Además, Lonzo Ball iba a lograr el triple-doble más joven de la historia NBA, hasta que Markelle Fultz lo superaba meses más tarde.

Ya con algo más de rodaje en la competición, llegaba la renovación de los Spurs. Aún echando de menos al retirado Duncan, veían como el joven Dejounte Murray iba a relegar al banco al veterano Tony Parker, que volvía de lesión, para tiempo indefinido. Además, Kawhi Leonard seguía lesionado y apenas disputó 9 partidos en toda la temporada, no debutando hasta Diciembre. Un Diciembre que nos traía el especial Warriors-Cavs de Navidad, con victoria para los de Oakland.

Un año para olvidar para dos pesos pesados de los Spurs. Foto: @NBA

LA LOCURA DE LOS CAVS EN EL MERCADO INVERNAL

Seguía avanzando la liga y empezaban a abrirse brecha en la clasificación. Los Rockets se mostraban muy fuertes pero los Warriors aguantaban encadenando 14 victorias consecutivas a domicilio (3º mejor racha histórica). Por su parte, James Harden (60+10+11) lograba el primer triple-doble de 60 puntos jamás visto y se postulaba como favorito al MVP. Aunque para numerazos, también los de DeMarcus Cousins (44+24+10+4) pocos días antes de romperse y despedirse de la temporada. La liga perdía en Enero a dos talentos como Cousins y Porzingis, lesionados de gravedad.

Revolución total en invierno para un Isaiah que apenas sudó la camiseta de los Cavs

Firmado en verano, Isaiah Thomas no iba a vestirse con la camiseta de los Cavs hasta Enero. Y es importante este dato porque habiendo disputado 15 partidos solo, los Cavs reventaban el mercado invernal cambiando prácticamente media plantilla, entre ellos al propio Isaiah, que se marchaba a los Lakers. También volvía Wade a sus Heat tras 6 meses en Cleveland, y Derrick Rose seguía sin encontrar su rumbo y volvía a cambiar de aires. Llegaban hombres como Rodney Hood, Jordan Clarkson, George Hill o Larry Nance, ninguna garantía de éxito como ven. El traspaso más llamativo del momento fue el de Blake Griffin a los Pistons.

Al parón All-Star se llegaba con el siguiente orden y distanciamiento:

TOR/BOS – CLE – WAS/IND/MIL/PHI/MIA/DET – CHA/NY – CHI/BKN/ORL/ATL
HOU/GS – SAS/MIN – OKC/DEN/POR/NOLA/LAC/UTA – LAL – MEM/SAC/DAL/PHO

EL FIN DE SEMANA DE LAS ESTRELLAS

Llegábamos a Febrero y con ganas de ver ese nuevo experimento de los capitanes que elegían compañeros, mezclando jugadores de ambas conferencias, algo novedoso en la larga historia del All-Star. Como no podía ser de otra forma, LeBron y Curry comandaban a estos equipos:

Team LeBron: Durant, Davis, George (por Cousins), Irving + Beal, Aldridge, Dragic (por Love), Westbrook, Oladipo, Drummond (por Wall), Kemba (por Porzingis)

Team Curry: Harden, DeRozan, Giannis, Embiid + Lillard, Butler, Draymond, Lowry, Thompson, Towns, Horford

LeBron brilló en All-Star más serio de los últimos años. Foto: @NBAAllStar

En una noche de rookies y de concursos algo descafeinada, con Dinwiddie (habilidades), Booker (triples con 28 como marca histórica) y Donovan Mitchell (mates) como grandes triunfadores, el All-Star Game iba a pasar a la historia por su competitividad y su alta dosis de baloncesto. El team LeBron vencía 148-145 al Team Curry con muchas jugadas de defensa reales y un encuentro serio sin perder la espectacularidad de antaño, un formato que gustó y triunfó, tanto como LeBron que se iba a llevar además el MVP del evento.

EL SPRINT FINAL y LA GRAN BATALLA DEL SALVAJE OESTE

Pasado el All-Star, llegaba el momento de centrarse en las últimas opciones de estar en Playoffs. Y ahí estaban las estrellas como Anthony Davis (53+18, 25+11+10 tapones) jugando mejor que nunca, o Karl-Anthony Towns (56+15) batiendo la marca de franquicia y llevando a los Wolves a Playoffs 14 años después. También por abajo se empezaban a notar demasiado los equipos tanking, como los Grizzlies, que caían por 61 puntos de diferencia ante los Hornets en un ridículo histórico.

Los Wolves volvían a Playoffs 14 años después. Foto; @NBA

Hubo tal emoción hasta el final en el Oeste que hasta la NBA tuvo que publicar una tabla de combinaciones de resultados y clasificación a falta de 3 jornadas para el final…¡y se equivocó! Sí, como leen, tuvieron que rectificar horas después porque ni ellos mismos se aclaraban entre tanto caos. Con Rockets y Warriors clasificados, hasta 7 equipos pelearon por los últimos 6 puestos de Playoffs en la última semana de competición. Y en el Este, algo más claro, tampoco fue especialmente decidido todo, pues a falta de un partido para el final, ningún cruce, ni del Este ni del Oeste, estaba aún decidido fijado. Y para colmo, Wolves y Nuggets se jugaron el estar en Playoffs en la última jornada, con triunfo para los de Minnesota. En el Este destacó la 3º plaza de los Sixers, por delante de los Cavs.

UNOS PLAYOFFS CON MÁS IGUALDAD QUE NUNCA

Todos nos acordamos de los Playoffs de 2017, con los Cavs llegando a la final con tan solo una derrota y los Warriors con un perfecto 12-0. Se esperaba más igualdad este curso y así ha sido, no hay más que ver que las que pasaron los Cavs de LeBron en 1º ronda. Un LeBron que jamás había saboreado una derrota en su debut en Playoffs y llevaba 21 triunfos consecutivos en esta fase (5 años de 4-0). Finalmente, tras tener que llegar al 7º encuentro, pasaban de ronda. Aunque para sorpresa la que dieron los Pelicans de Mirotic cargándose 0-4 a los Blazers, o los Jazz, que se impusieron 2-4 a OKC.

Los Raptors, decepción de Playoffs. Foto: @NBA

Más sencilla iba a ser la 2º ronda para los de Cleveland, que volvían a endosar un barrido a los Raptors, esta vez con desventaja de campo, 0-4. Decepcionantes los de Toronto que habían hecho el mejor año de su historia y no dieron la cara. Pasaban los favoritos y, ya en 3º ronda, veíamos el verdadero cambio en la NBA, con Warriors y Cavs cayendo 3-2 en sus series a un paso de ser eliminados. Pero ambos remontaron, ambos lograron la machada del 3-4 y ambos volvían, por 4º año consecutivo, a las finales NBA. Especialmente determinante fue la lesión de Chris Paul en el 5º encuentro ante los Warriors, pues los Rockets no se levantaron de ese palo.

Nos plantábamos en las finales, las de toda la vida últimamente, con Cavs y Warriors de nuevo a la palestra. Eran las 8º consecutivas para LeBron James, quien a sus 33 años estaba jugando probablemente el mejor baloncesto de su carrera. Eso sí, demasiado solo estaba The King, quien no había encontrado apoyos ni con la reforma del equipo que hicieron en invierno. Tanto es así que las casas de apuestas vaticinaban un rotundo 4-0 para los Warriors, y no se equivocaron. Aunque bien pudo cambiar la película, y tanto, en el primer encuentro disputado en Oakland. El lapsus de JR Smith, que tuvo la victoria en su mano, costó el partido a los suyos y fue un punto de inflexión en la serie que la cambió completamente. La victoria de los Warriors en Cleveland para el 3-0 fue la estocada definitiva y el 4-0 fue reflejo de una final que ya estaba imposible. El mal 3º encuentro de Curry unido al partidazo de Durant en el 4º iba a ser decisivo para que Kevin fuera quien repitiera como MVP de las finales.

Los Warriors se proclamaban de nuevo campeones y Kevin Durant, MVP de las Finales. Foto: @NBA

EL MVP DEL INICIO DEL CAMBIO

Si hay un jugador que ha personificado este cambio de tendencia en la NBA ha sido James Harden, flamante MVP de la temporada. Si bien los Rockets (65-17) lograban la mejor marca de la historia de la franquicia, ‘La Barba’ era el principal causante de que los Warriors no fueran líderes de conferencia por esta vez.

Los Rockets han vuelto a batir el récord de triples lanzados, y aunque no consiguieran llegar a las finales de la NBA, recordemos que este premio se entrega por la trayectoria durante la temporada regular, y aquí Harden lo ha bordado. Uno de sus mayores hitos ha sido el de firmar el primer triple-doble de 60 puntos de la historia NBA, que ha sido también la anotación más alta del curso entre todos los jugadores de la liga. Sus medias han sido dominantes, 30.4 PPG, 5.4 RPG, 8.8 APG, 1.8 SPG, 0.7 BPG, además de unos porcentajes de tiro de 44.9-36.7-85.8.

James Harden es el MVP de la temporada 2017-2018. Foto: @NBA

Es el tercer Rocket que lo logra tras Moses Malone (x2) y Hakeem Olajuwon, y el 4º jugador que promedia al menos 30 PPG en un equipo de al menos 65 victorias, además del 2º que cuenta en sus vitrinas con MVP y mejor sexto hombre (2011-2012).

LOS ESPAÑOLES

Muchos de los que hayan llegado leyendo hasta aquí se estarán preguntando: ¿Y los nuestros qué? ¿No han hecho nada? ¿Se ha olvidado el redactor de este artículo de ellos? Pues no, tranquilidad, les voy a dedicar una sección aparte. Para empezar, la marcha del Chacho nos posicionaba con 9 representantes en la liga: los Gasol, los Hernangómez, Ibaka-Mirotic, Ricky, Calde y Abrines.

Y aunque seguro que los que han seguido la liga más o menos al día piensen que este año los españoles apenas han brillado, les voy a demostrar que eso no es así tirando de hemeroteca. Repasemos uno a uno sus mayores logros:

Pau Gasol: Nuestro mayor baluarte comenzaba la temporada renovando con los Spurs, un equipo que siempre opta al título, como demostró clasificando a Playoffs por 21 temporada consecutiva. Aunque su aventura terminó en primera ronda cayendo ante los campeones Warriors, y fue una de las peores temporadas de la historia reciente (clasificaron 7º), lo cierto es que Pau Gasol ha aprovechado muy bien las pocas oportunidades que ha tenido. Relegado al banquillo en muchas ocasiones por el deslumbramiento de Aldridge y la necesidad de jugar small-ball, Pau ha registrado un triple-doble (Diciembre) como actuación más destacada.

Marc Gasol: En un año que se avecinaba de transición y regeneración del equipo, Marc no ha bajado los brazos. Sus Grizzlies han terminado como segundo peor equipo de la liga, en busca clara de buen posicionamiento en el draft, donde elegirán en 4º posición. Marc este curso también ha logrado un triple-doble pero, lo que es más importante, se ha convertido en el máximo anotador de la historia de la franquicia.

Serge Ibaka: Asentado en Toronto tras su paso por OKC y Orlando, el hispano-congoleño ha sido partícipe de la mejor temporada de la historia de los canadienses y es que los Raptors, a pesar del batacazo 0-4 en semis de conferencia ante los Cavs, clasificaron en 1º posición en temporada regular. A nivel personal no ha destacado especialmente, algo que sí hizo su compañero DeMar DeRozan. Pero no nos olvidemos que los jugadores defensivos no salen en los periódicos.

Nikola Mirotic: Uno de los grandes protagonistas, ya no entre los españoles, sino de la liga. El hispano-montenegrino renovaba con los Bulls declarando su compromiso con un club por el que no se vio respaldado. Tras la pelea con su compañero Bobby Portis por el que se fracturaba la cara y quedaba lesionado varios meses, Niko veía como los de Chicago no despedían al agresor y tuvo que volver a compartir pista con él durante semanas, hasta que se marchaba a los Pelicans en el mercado invernal. Antes, Niko les había sacado del pozo, firmando un 7-0 a su regreso para levantar a los colistas Bulls. Ya en NOLA y con la lesión de Cousins, el rol de Mirotic se vio agrandado y ha hecho una gran campaña cayendo contra los Warriors en semifinales de conferencia Oeste.

Willy y Juancho Hernangómez: Año duro para los hermanos Hernangómez. Willy comenzó en los Knicks, donde apenas jugaba ni con la lesión de Porzingis, y acabó en Hornets, donde no mejoró mucho su situación. Por su parte, Juancho vivía de las pocas oportunidades que le daban en los Nuggets, con un ratio de minutos muy irregular. Para colmo, perdían el último partido de temporada ante los Wolves en un cara a cara por estar en Playoffs, por lo que se quedó a las puertas.

José Manuel Calderón: El veterano base español rindió por encima de lo esperado, cuando le dejaron. Fichado por los Cavs, se veía como tercer base hasta que el traspaso de Irving le colocaba como primero por momentos (Isaiah lesionado y Rose irregular). Sin hacer mucho ruido, se despide de la temporada con un subcampeonato de la NBA y demostrando que aún puede ser útil para cualquier equipo.

 

Ricky Rubio brilló en los Jazz con sus primeros Playoffs. Foto: @NBA

Ricky Rubio: Probablemente, junto a Mirotic, la mejor noticia de los españoles este curso. Ricky dejaba Minnesota tras 6 años y firmaba con los Utah Jazz, un equipo donde ha dado lo mejor de sí, subiendo sus porcentajes, disfrutando como nunca y dando un rendimiento espectacular, especialmente en el tramo final de la liga. Sus 34 puntos en Enero suponen su nuevo récord de anotación, mientras que su 26+10+11 en Playoffs significó el 3º triple-doble en la historia de Utah en Playoffs y el primero desde los tiempos de Stockton. Los Jazz llegarían hasta semifinales de conferencia en el primer Playoff de la carrera de Ricky.

Álex Abrines: Se va afianzando en OKC Abrines tras disputar 75 encuentros de fase regular y los 6 de Playoffs. Sigue siendo un jugador secundario pero sus triples más de una vez han valido triunfos importantes. Los Thunder cayeron en primera ronda ante los Jazz de Ricky, confirmando el fracaso del Big3 Westbrook-Melo-George, no por Westbrook,  que volvió a promediar triple-doble un año más.

LOS HIGHLIGHTS DE LA TEMPORADA

Un año que nos ha dejado multitud de récords, hitos, anécdotas y grandes jugadas.

Entre los líderes en promedios de temporada, destacamos a Harden (30.4 PPG), Drummond (16.4 RPG), Russell Westbrook (10.3 APG), Oladipo (2.36 SPG), Davis (2.57 BPG), Capela (65.2 %FG), Curry (92.1 %FT) y Collison (46.8 %3FG). Si ya nos vamos a buscar los máximos de la liga, tenemos a Towns (68 dobles-dobles), Westbrook (25 triple-dobles), Howard (30 rebotes), Harden (60 pts), Rondo (25 asist), Davis (10 tap) y Curry (10 triples).

LeBron James superó los 30.000 puntos y es 7º de la historia. Foto: @NBAcom

Muchas estrellas han logrado marcas espectaculares, pero también otras muchas han conseguido alcanzar cifras históricas. Por ejemplo, Stephen Curry (212 triples) ha alcanzado los 2000 triples (en 600 partidos menos que el récord), y se coloca 7º del ránking a 800 triples de Ray Allen. LeBron James (33 años) también ha superado un récord, el de jugador más joven en alcanzar la barrera de los 30.000 puntos (1 año antes que Kobe). Es ya el 7º máximo anotador de la historia, a 7300 puntos de Abdul-Jabbar pero tan solo a 140 del 6º, el también en activo Dirk Nowitzki (40 años). Y como tercer gran destacado tenemos a Russell Westbrook (25.4+10.1+10.3) que ha conseguido, por segunda temporada consecutiva, promediar un triple-doble, algo jamás visto antes (y recuerden cómo lo buscó en los últimos encuentros desesperadamente). El mejor quinteto del año lo conforman Lillard, Harden, LeBron, Durant y Davis.

Kobe Bryant se llevaba el Óscar y la retirada de sus dorsales 8 y 24. Foto: @NBA

Para acabar, como gran anécdota de la temporada, nos quedamos con el Óscar al mejor cronometraje de animación que ha logrado Kobe Bryant, quien además veía sus dorsales 8 y 24 retirados por los Lakers.

Esperamos que hayan disfrutado de una campaña para el recuerdo y esperamos que nos sigan leyendo el próximo curso porque allí estaremos.

Foto: @NBA