El truco no fue de Campazzo sino de Pesic, una situación poco ética o de pillo

Ayer se vivió un episodio muy poco frecuente en una cancha de baloncesto profesional, como fue que el entrenador del equipo contrario se dirigiera a un jugador con ánimo de recriminar, fue el truco de Pesic.

El entrenador del FC. Barcelona no es un recién llegado en esto del baloncesto, sino alguien que ha vivido miles de batallas y cuya sapiencia en nuestro deporte está más que demostrada, pero más allá de todo eso, ayer dio una lección que algunos calificarán de “pillo” y otros de poca ética deportiva, eso ya lo dejamos para cada uno de ustedes.

La baja de Llull en partidos que juegue el Real Madrid es más significativa este año que el pasado, en la campaña anterior Campazzo y Doncic suplieron a las mil maravillas al de Mahón pero, en esta ocasión, el argentino está demasiado solo, Pantzar no entra en los planes y las soluciones que quedan son Prepelic para darle descanso y algunos momentos puntuales con Causeur y Rudy, demasiada desventaja para el estado de forma actual de Pangos y Heurtel como ayer quedó demostrado.



Ante ello, Pesic, conocedor de que las pulsaciones de un jugador están aceleradas al terminar la primera parte y de que todas las cámaras enfocaban a ese momento, montó su particular show para “llamar la atención” a Campazzo quién sabe por qué razones, con ellos pretendía desestabilizar al argentino y llamar la atención arbitral sobre un jugador que, hasta la vuelta de Llull, es esencial en el esquema blanco, a ello se unió un Pierre Oriola en plan guardaespaldas que se interpuso ante un Ayón que solo intentaba evitar lo que buscaba Pesic con su mensaje y que luego refrendó ante los micrófonos de MoviStar calificando que hacía “trucos” para que se tome nota en los próximos partidos, algo parecido a lo que hizo en su día Carles Durán hablando de Nacho Llovet y que Moncho Fernández recordó hace poco.

Facundo Campazzo es un tipo caliente en la cancha y que juega a un ritmo endiablado, una de sus virtudes, pero esos trucos que alega Pesic, o son de prestidigitador absoluto o son invisibles a la mayoría de los mortales, lo que está claro es que Pesic lo que buscaba en ese ataque frontal y televisado al base del Real Madrid no era recriminar, sino desestabilizar, así que repetimos, ¿pillo o falta de ética?

ANÚNCIATE EN PLANETACB