Embiid le gana a Drummond un pique que comenzó en las redes sociales

Dos de los llamados a ser los centers puros del presente y futuro de la NBA se dejaron varios recados vía redes sociales antes de su enfrentamiento de anoche

Ambos van camino de hacer la mejor temporada de su carrera. Andre Drummond (24 años) afronta su 6º campaña en la liga, todas ellas con Detroit Pistons, donde es ya el referente del equipo. Con su mejora en los tiros libres este verano y su capacidad reboteadora más fuerte que nunca, está destinado a liderar a la franquicia de Detroit. Joel Embiid (23 años) se lesionó antes del draft de 2014, y aún así fue elegido en 3º posición por los Sixers. Tras pasarse sus dos primeros años en blanco lesionado, debutó en 2016 pero volvió a lesionarse tras disputar 31 partidos y ser el favorito para el ROY, diciendo adiós al premio y al curso completo. En esta temporada 2016/2017, Embiid parece más sano que nunca y ha comenzando arrollando a sus rivales.

Dos jugadores con muchas cosas en común pero parece que picados por un mismo objetivo: ser el mejor pívot de la NBA. Es por eso que horas antes de su duelo de anoche, ambos ya iban calentitos por sus declaraciones. ‘Sin faltar al respeto, pero no sabe lanzar, hace muchos alley-oops y lo único que debe preocuparme es las ayudas defensivas para evitar eso‘ decía Embiid de su rival, a lo que contestaba Drummond directamente adonde más duele: ‘No puedes hablar con alguien que ni siquiera juega B2B, podrá hablarme cuando juegue una temporada completa sin tomarse descansos‘. Recordemos que Drummond presume precisamente de ser un jugador sano, jugando 60 partidos en su año rookie pero después ha disputado al menos 81 partidos en sus siguientes cuatro años.

Y con esa previa llegábamos a un Pistons-Sixers en Philadelphia, entre dos equipos con un pasado reciente de decepciones pero que este curso marchan muy bien de cara a disputar a Playoffs, con los Pistons 4º y los Sixers 5º en estos momentos. Por tanto, además de todo, se trataba de un duelo directo que se llevaron los locales por 103-108, con Embiid (25+10) desquiciando a un Drummond (14+11+6+5) que acabó expulsado y enviado a vestuarios por el propio Embiid.

 


Menos mal que esta historia, como debe ser, terminó en final feliz y ambos respetaron los valores del baloncesto. Eso sí, este pique no acaba aquí, no ha hecho más que empezar…

Foto de portada: @NBAcom