En busca de la marcha extra (79-69)

Foto: ACB

El Unicaja se estrena en Liga Endesa con derrota ante Baxi Manresa en el Nou Congost (79-69). Los locales, más acertados en el tiro y con una regularidad marcada a lo largo del encuentro, anularon a los verdes gracias a unos acertados Ferrari y Magarity. No obstante, los de Casimiro encontraron su mejor versión en los últimos minutos aunque sin la fortuna que se precisaba.

El Unicaja arranca en cuerpo, pero no en alma. Los aros del Nou Congost se hicieron muy pequeños para los de Casimiro, que solo encontraron una vía de escape en el último período, cuando no se contaba con el tiempo requerido para una metamorfosis. Pocos discutirían que pudiera haberse tratado de un partido de pretemporada. Los verdes no pudieron fabricar un juego fluido y con el ritmo propio de un partido de competición, como ya se esperaba.

Casimiro salió con un quinteto de aire fresco con tres caras nuevas –Adams, Elegar y Ejim– y dos algo más conocidas como la de Jaime Fernández y Adam Waczynski. El madrileño sigue en busca de su mejor versión después de una pretemporada caracterizada por la escasez de acierto y el polaco no pudo mantener su sobresaliente actuación en China con su selección.

Pese a la pobreza del partido, dos de los recién incorporados dejaron las sensaciones más esperanzadoras del choque. Ejim pudo considerarse el jugador más destacado de la primera mitad, con dos triples consecutivos y Adams, el mejor del encuentro con 20 puntos y 19 de valoración gracias a un notable último cuarto.

El Unicaja continúa en la mejora de las asignaturas pendientes de la pasada temporada.  Se volvió a encontrar con el desacierto en el tiro exterior, pero en esta ocasión el daño fue doble. No se lograba convertir los tiros propios y no se podían detener los ajenos. Dos desconocidos y recién aterrizamos en la ACB como Ferrari, finalizó el partido con 25 puntos, y Magarity hicieron sangre desde fuera. Los verdes fueron lentos en la ayuda y su defensa fue fácilmente superada por los catalanes que disfrutaron de tiros liberados. Al descanso, esta pareja ya sumaba ocho triples, seis más que los de Casimiro. El Unicaja se fue al descanso con un 8/23 en tiros de campo. Pese a estos números, solo 11 unidades los separaba de los locales. Una diferencia asumible en cuanto a guarismos, pero lejana en cuanto a las sensaciones proyectadas.

En la tercera mitad, la situación solo podía mejorar y así fue. El Unicaja consiguió colocarse a 10 puntos, pero un nuevo brote anotador de Ferrari hizo que la remontada fuese una utopía y trasladó la misma distancia a 18 puntos. Casimiro exigía agresividad y carácter, dos máximas en continúa búsqueda hasta el último cuarto.

En los minutos finales, con 15 puntos abajo, Josh Adamas quiso mantener el hilo de esperanza verde a base de triples. Concretamente, consiguió materializar tres de ellos de forma consecutiva. Con la misma moneda, los catalanes silenciaron la intentona verde y amarraron el partido. El luminoso marcó el resultado final (79-69) y el camino a no seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies