En este Barça se habla francés

En este inicio de temporada, la mejor noticia para el Barça es la conexión que han formado los tres jugadores franceses que han llegado al equipo. Tanto Moerman, como Heurtel y Seraphin están siendo de los mejores y aun tienen mucho camino por delante para hacer del Barça un equipo aspirante a todos los títulos.

En un vídeo que ha lanzado la web del FC Barcelona se hace un pequeño repaso a lo que hasta el momento han vivido estos tres jugadores que se comunican en francés en la pista entre ellos, lo que está haciendo su adaptación más rápida y beneficiosa para el equipo.

La reconstrucción del equipo tiene en estos jugadores la base del futuro y como dice el propio Sito Alonso tienen un carácter luchador que se contagia al resto de jugadores. Pau Ribas también reconoce que al conocerse entre ellos no se está notando tanto que sean jugadores nuevos para el equipo, y eso se demuestra en lo pronto que han aportado cosas al grupo.

El que más ha dado que hablar hasta el momento es Seraphin, cuya potencia y veteranía a pesar de su juventud está asombrando a todos y demostrando qua la apuesta del club con el pívot francés ha sido todo un éxito hasta el momento.

El base Thomas Heurtel aun no ha dado todo lo que de él se espera, pero ha demostrado que la experiencia que tiene en Liga ACB, con casi 70 partidos disputados con Baskonia, será clave en la dirección del juego culé. Ahora solo falta acoplarle tanto a él como a su relevo en el banquillo Pressey para que el Barça tenga dos jugadores claves en el puesto de base. La combinación en juego entre Heurtel y Seraphin está dejando jugadas para los “highlights” de cada jornada.

El tercer francés en discordia es Adrien Moerman, que tras su paso por el Darussafaka de Estambul, regresa a la Liga ACB donde ya jugó en las filas del Bilbao Basket. La polivalencia de este jugador le hace ser un alma muy buena para Sito Alonso ya que puede jugar de 3 y de 4, con un gran tiro de larga distancia y fuerza para luchar el rebote. Otro jugador luchador que es clave para Sito tanto dentro como fuera de la pista por la energía que transmite reflejada en el León que tiene tatuado en su brazo derecho.

Los tres jugadores están demostrando que quieren ser importantes en este equipo y tienen los mimbres para serlo y ayudar a un club como el Barça a romper la travesía por el desierto que lleva viviendo las últimas temporadas. Esto acaba de empezar, pero con jugadores como Heurtel, Moerman o Seraphin conseguir los objetivos es posible.