Equipo de la semana: Estudiantes renace con el impulso copero

Darío Brizuela y Gentile celebran con Estudiantes. ACB Photo / E. Candel

El equipo madrileño, que consiguió la plaza de anfitrión para la Copa del Rey de Madrid, ha conseguido un nuevo triunfo que le catapulta en la clasificación lejos de los puestos rojos y que confirman la recuperación desde su victoria en el derbi ante el equipo de Laso.

Movistar Estudiantes ya es otro. Es el equipo que se esperaba a inicios de temporada y que ha tardado en fraguar esa complicidad entre los jugadores que han ido recalando en una plantilla que mezcla veteranos con jóvenes. El conjunto estudiantil, aunque siempre haya sido referente de la cantera nacional, ha ido perdiendo fuelle en esa faceta, aunque cubriéndola con grandes incorporaciones.

Y bien se ha podido comprobar en esta jornada 20 de la ACB. Los madrileños sumaron su séptimo triunfo de la temporada en un encuentro que se fue a la prórroga, rozó los 100 puntos de anotación en cada bando y que demostró cómo se han fusionado esos que empiezan su carrera -como Brizuela– con los que están en el tramo final -como Gentile-. Por muchas cosas son el equipo de la semana, sucediendo al Joventut.



1. El pensamiento de la Copa. Sería mentira negar la importancia que tuvo el triunfo ante el Real Madrid en el derbi disputado hace unas semanas en el WiZink Center. Estudiantes volvió a ganar a su máximo rival después de muchas temporadas sin conseguirlo. Esa garra, ese ambiente que tanto había caracterizado las citas de este estilo, regresaba como antaño con resultado positivo. Tras tumbar a los de Laso perdieron solo de seis en el Martín Carpena y han conseguido dos triunfos más, certificando además su presencia en la Copa.

2. Impulso en la clasificación. El duelo con Fuenlabrada por la plaza de anfitrión en Madrid 2019 era a vida o muerte. Una de las clasificaciones más fáciles de la historia para ambos conjuntos dado que se la llevaría el menos malo. Ambos peleando por alejarse del descenso, fue Movistar Estudiantes quien consiguió sacar la cabeza del pozo. Tres victorias en los últimos cuatro partidos que les han alejado de la zona de descenso hasta dejarles en la posición 11, a solo tres triunfos de zona playoff.

3. Ganar sufriendo. Es un hecho que ganar encuentros igualados siempre sube la moral. Otorga a las plantillas esa confianza extra que muchas veces hace falta. Creer, como dice el dicho, es poder. Y el 98-96 cosechado en la prórroga ante Iberostar Tenerife es un perfecto ejemplo de ello. Partidos de este estilo confirman si un equipo está preparado para combatir en minutos de infarto y en encuentros largos e igualados.


4. Fijando estrellas. Cuatro jugadores superaron los dobles dígitos de anotación en el triunfo ante Iberostar Tenerife. Brizuela, el único canterano pero que apunta a líder. Es el alma del vestuario y refleja al Movistar Estudiantes a la antigua usanza. Sus 21 puntos fueron acompañados de los 20 y 18 de Gentile y Whittington -fichajes recientes-, y los 15 de Caner-Medley -veterano del equipo-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *