España no repite triunfo ante Francia: las claves de una derrota con buen sabor

Foto: FEB

No fue a buen seguro el resultado que el equipo hubiera querido ante un gran rival como acostumbra a ser la Selección Francesa pero en esta ocasión era lo de menos.

Y es que, con el Preolímpico oteando en el horizonte, el cuerpo técnico liderado por Lucas Mondelo planteó un partido en el que ganar tiempo sobre el reloj de la preparación ante uno de los mejores rivales posibles al otro lado de la pista.

Selección Española vs Selección de Francia (51-55)

Con un lleno absoluto en las gradas del Ángel Nieto, la afición nacional disfrutó al máximo del duelo disputado en Zamora por los finalistas del último Eurobasket en una noche de viernes en la que el espectáculo y la preparación de cara al preolímpico primó por encima del resultado y en el que el impulso final de las jugadoras nacionales no fue del todo suficiente para poder derrotar a un gran equipo

La intensidad francesa marca el ritmo en los primeros minutos (13-21)

Era un encuentro de carácter amistoso pero, tal y como suele suceder en cualquier duelo entre Francia y España, la intensidad fue la tónica dominante por parte de uno otro equipo ya desde los primeros compases. Un choque en el que la buena circulación de balón de la Selección Española topó con la intensidad defensiva del conjunto francés quien supo anticiparse a las líneas de pase para poder lograr las primeras rentas del choque (0-5).

No tardó en reaccionar Lucas Mondelo con las primeras rotaciones de la noche y eso se tradujo tanto en los primeros puntos de Queralt Casas como en las primeras acciones defensivas de nota para un equipo al que, sin embargo, le costaba frenar el acierto de su rival (2-7). Fueron precisamente la rotación de jugadoras la que permitió a Lucas Mondelo el poder encontrar nuevas vías de anotación a través de la frescura aportada al juego por Cristina Oviña y la lucha de una Paula Ginzo que, con sus primeros 4 puntos, logró que las diferencias comenzaran a reducirse al término del primer cuarto (13-21).

Rigor defensivo para marcar el camino a seguir (7-8)

Poco a poco, la Selección Española comenzaba a parecerse a la de las grandes noches a través de su sacrificio defensivo lo que se tradujo en una sequía anotadora de la Selección de Francia que se prolongó durante algo más de 5 minutos. Un tiempo más que suficiente para que la coincidencia en pista de las bases Silvia Domínguez y Laia Palau desatascara el juego de ataque con un valioso parcial de 6-0 con el que equilibrar de nuevo el partido (19-21).

Parecía que España estaba dispuesta a asumir el mando del partido pero el buen juego de las nacionales durante los cinco minutos previos despertó de nuevo el carácter competitivo de una Francia que puso el cerrojo a su aro para recuperar las rentas instantes antes de poder enfilar el túnel de vestuarios (20-29).

Las probaturas a uno y otro lado no consiguen desatascar el partido (10-12)

Con cambios constantes en sus filas, alternancias de defensas, pruebas de sistemas… Tanto la Selección Española como la Selección de Francia entraron en la segunda parte muy pendientes de aquellos aspectos que buscaban trabajar sus respectivos seleccionadores. Unos objetivos con los que dejar a un lado durante algunos minutos el marcador para poder focalizar sobre el crecimiento y mejora de los planteles. Así, España comenzó a trabajar baja el propio aro para imprimir al juego una dosis extra de sacrificio con el que intentar crecer en ataque pero loo fallos de cara al aro eran una constante para ambas selecciones dejando el electrónico estancado (30-41).

Leo destapa la caja de los truenos ante una Francia que supo responder (21-14)

Llegado el último cuarto del partido había llegado el momento de buscar el triunfo. Un trabajo para el que se pudo ver a una España muy peleona y que se dejó llevar por un triple de Leo Rodríguez para poder luchar cada balón. Crecían las de Lucas Mondelo en el rebote y esto fue en parte gracias al trabajo interior de las pívots del futuro, unas Paula Ginzo y Nogaye Lo que imprimían una sexta marcha para poder impulsar a España (41-48). Apretaba el Ángel Nieto y, en ese ambiente, pocas se mueven mejor que una Laura Nicholls para la que no hay imposibles. La cántabra firmaba un 2+1 con el que cerrar un 10-0 de parcial que permitía a las nuestras el poder soñar con la victoria (46-48).

Y más aún cuando Leo Rodríguez subió un nuevo triple al marcador nacional pero la réplica francesa de la mano de Hartley complicó el objetivo a falta de 28 segundos (49-53). España no bajó los brazos pero el bocinazo final privó ya a las de Mondelo de un objetivo secundario y que vivirá su segundo round el próximo domingo en Palencia (51-55).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies