España regala a Zaragoza una victoria cómoda ante Macedonia

Como había reconocido Sergio Scariolo, no era el partido más difícil de esta Ventana pero había que ganarlo. Y España lo ha ganado, con absoluta superioridad, fases de juego espectacular y, como siempre, una cohesión envidiable, ingredientes con los que ha regalado a Zaragoza una bonita victoria (80-44) sobre una Macedonia del Norte que al final no ha encontrado recursos.

España ha adolecido de la lógica falta de fluidez ofensiva en los primeros minutos, pero poco a poco ha ido entrando el ritmo. Tres canastas de Sebas Saiz ganándoselas en la pintura le han dado el dominio en el marcador hasta que lo ha roto Krstewski con un triple (6-7, minuto 5). La reacción la ha culminado un espectacular un espectacular alley-oop Bassas-Saiz, pero cuatro triples macedonios no han puesto las cosas fáciles (14-16, minuto 8). Una portentosa penetración de Jaime Fernández ha cerrado el primer cuarto con ventaja (19-17).

El segundo cuarto ha empezado tal y como ha acabado el primero: con puntos de Jaime, esta vez desde el triple (22-17). Y más velocidad y acierto general, así como solidez en defensa. El resultado ha sido dos triples consecutivos de Santi Yusta, que han empezado a doblegar al rival (33-21, minuto 15), ya con menos puntería en el lanzamiento exterior y confianza en sus posibilidades de dar la sorpresa. Al contraataque, España ha sido una vez más poco menos que imparable y la diferencia en el marcador ha ido aumentando, con acciones espectaculares que han puesto al público en pie (41-21, minuto 18). Al descanso se ha llegado con un claro 45-23, tras diez excelentes minutos de baloncesto español.

La presión a toda cancha ha marcado el inicio del segundo periodo. Ha ahogado a los macedonios de forma prácticamente definitiva, a pesar de que a España le ha costado un poco sumar y un triple de Stojanovski (52-26, minuto 22). El acierto anotador ha ido mejorando, y el ritmo también, con los primeros relevos, pero Macedonia no ha dejado de luchar y, a su manera, igualar el partido. Ha llevado a España con cierta asiduidad a la línea de tiros libres y no ha podido con Sebas bajo su propia canasta, tampoco después a Sima, y un triple de Bassas y un tiro libre de Yankuba han puesto el marcador al borde del +30, que se ha superado antes del último corte (62-31) tras una canasta de Brizuela.

Con diez minutos por jugarse y el público entregado al juego de la Selección, poca historia tuvo ya un último periodo al que se llegó con el encuentro visto para sentencia. España caminaba con firmeza hacia un nuevo triunfo y los últimos minutos fueron la confirmación del buen momento de forma por el que atraviesa un equipo capaz de competir en todo momento e independientemente del marcador (80-44).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies