Estoy HARTO de ver en qué habéis convertido el baloncesto

Jamás pensé que de mi boca podría salir la frase con la que titulo esta opinión, nunca llegué a imaginar que el hastío fuera tan total que pudiera, siquiera pensar que este deporte que tanto amo, me llegara a decir que estoy HARTO  de él.

Porque sí, estoy HARTO  de todo lo que rodea en este último año al baloncesto, desde que hemos visto cómo jugadores han quedado lesionados para toda la temporada víctimas de un salvaje calendario hasta este último acontecimiento que nos puede privar de la cita que todos anhelamos año a año, “nuestra” (y hablo como aficionado) Copa del Rey.

Y es que estoy HARTO , muy HARTO , de ver cómo Euroliga y FIBA se pelean por ver quién la tiene más larga creando competiciones paralelas que hacen que no sepa quién juega qué, que un día de la semana se lleguen a juntar el partido de Euroliga, el de Eurocup, el de Champions y me vuelva loco llegando a confundir equipos con la competición en la que están y sin que lo que gane uno valga para nada en lo que juega el otro.

Estoy HARTO de ver cómo se ningunea a mi selección que no puede convocar a sus mejores jugadores porque unos están en la NBA y no se les puede llamar (?) y otros están en Euroliga, donde, casualmente, tienen partido con su club y se les pone en el trance de elegir entre quién les paga o vestir la camiseta del país dónde han nacido (pero dónde coño se ha visto eso).

Llevo muchos años HARTO  de ver cómo en mi liga nacional no sube quién se lo merece ni baja el que ha hecho el demérito y, por un año que ocurre, se tiene que cambiar un calendario ya hecho porque otro club ha ganado seguir en ACB porque los Tribunales le dan la razón y eso es consecuencia de hacer las cosas mal desde el principio.



Estoy HARTO  de ver cómo nadie es capaz de cambiar un formato obsoleto que deja la fase regular de ACB en agua de borrajas y que es prácticamente imposible de enganchar al público hasta que llegan los playoffs.

Miren, estoy HARTO , pero de verdad, no necesito cinco partidos en diez días cada mes, no tengo que ver cómo los mejores no pueden rendir a pleno rendimiento porque juegan en un lapso de menos de 48 horas donde Cristo perdió el gorro para volver echando leches a jugar quién sabe dónde, no, no lo necesito, tengo suficiente con dos partidos por semana, espaciados, con su tiempo de recuperación, que esto no es la NBA, que no, que no lo es.

Y ahora…¿Me queréis quitar la Copa del Rey?…La única competición que me tiene cuatro días pegado al televisor, o que me deja el culo plano sentado en una butaca en un pabellón, esos cuatro días en que solo se ve, se vive, se respira baloncesto, esos momentos únicos e irrepetibles con ocho equipos matándose por conseguir un título ¿Eso me queréis quitar? ¿Pero vosotros sabéis de qué estáis hablando?

Mirad, como aficionado paso de los Jefes de Euroliga, de los de FIBA, de los de ACB, de los de ABP y de todos y cada uno de los directivos de todos los equipos que juegan todas esas competiciones, solo quiero BALONCESTO, sin más, y todos vosotros estáis logrando que me harte y si yo, que soy un loco de este deporte me HARTO , ¿Qué creéis que hará el resto que no siente la pasión que tengo yo por algo que amo?

Sí, vais a lograr que me harte si no lo habéis conseguido ya, solo puedo daros una recomendación y es recordar a ese genio de la canasta como es Pepu Hernández, alguien que en 2006, con un título de campeón del Mundo bajo el brazo dijo la única verdad sobre lo que hay que pensar:

BA-LON-CES-TO.

Por favor, pensadlo solo un segundo, no matéis algo que amamos mucho por hartazgo