Estudiantes gana al Barça en el Palau con un estelar Landesberg

El Movistar Estudiantes se ha impuesto 95-100 al FC Barcelona en su visita al Palau Blaugrana con soberbia actuación de Landesberg incluida.

El Movistar Estudiantes ha firmado una sorprendente victoria en la cancha del FC Barcelona en un partido que se convirtió en la ópera prima de Sylven Landesberg esta temporada. El jugador franquicia del conjunto estudiantil firmó la friolera de 48 puntos, con mínimos fallos, llevando a los suyos a llevarse la victoria en un duelo ofensivo de nivel.
La puesta en escena del cuadro estudiantil hacía presagiar un partido más que entretenido en el Palau. Los de Salva Maldonado volvían a demostrar lo divertido y vistoso -a la par que efectivo- que puede llegar a ser su estilo de juego cuando entran los triples. Impulsados por un 0-10 de parcial de salida y con un 5/11 en triples, los Estudiantiles mandaban en el luminoso con contundencia al termino de un primer parcial en el que Sylven Landesberg empezaba ya a carburar y en el que Brizuela hizo gala de tu tremendo talento ofensivo (18-28).

El idilio del conjunto estudiantil con el triple no terminó con el primer cuarto. Estudiantes seguía viendo el aro del Palau Blaugrana como una piscina ante un FC Barcelona que no lograba frenar el vendaval ofensivo en el que su rival se había convertido. Solo Koponen parecía estar acertado en una primera mitad que tuvo un claro color azul (43-49).

El paso por vestuarios parecía sentarle bien a un conjunto blaugrana que encontró su mejor versión de todo el partido en el tercer cuarto. Sin embargo, Dios se había vestido de jugador de baloncesto en este Domingo de Resurrección. Landesberg decidió tomar la sartén por el mango y sus 18 puntos devolvían la ventaja a los visitantes, noqueando a un FC Barcelona absolutamente incapaz de frenar al máximo anotador de ACB en su ópera prima de la temporada (68-75).

Si bien es cierto que el conjunto culé opuso resistencia hasta el final, endosando un 14-0 de parcial en el último cuarto, nada podía estropear el momento de gracia absoluta que vivía Landesberg. Bajo la batuta de un siempre inteligente Cook, el americano sentenció en un final de continuas visitas a la línea de personal en el que al cuadro estudiantil no le tembló el pulso (95-100).