Champions League 

Estudiantes muestra su otra cara en Europa

El Movistar Estudiantes ha vencido al AEK de Atenas por 79-89 en su estreno en la Basketball Champions League.

El Movistar Estudiantes se ha estrenado en su aventura europea por la puerta grande tras vencer al AEK de Atenas en el OAKA por 79-89. Los de Salva Maldonado supieron dominar el partido prácticamente de principio a fin, impidiendo al rival ponerse por delante en el luminoso durante más de 38 minutos. Esta victoria supone la demostración de que el equipo ha sabido reaccionar al duro golpe que GBC le asestó ante su afición el pasado domingo.

Las -¡numerosas!- diferencias con tal partido pudieron verse a la perfección en los primeros minutos de juego. En la tarde de hoy, el conjunto estudiantil se ha mostrado concentrado desde el inicio, protagonizando un primer cuarto casi perfecto que ha estado marcado por un sólido nivel defensivo que, a su vez, les ha permitido encontrarse mucho más cómodos en ataque. Los 31 puntos que han endosado a su rival en el primer cuarto -por tan solo 15 recibidos- suponen el mejor reflejo de un juego coral en el que la ansiedad y la precipitación no tenían cabida alguna. Los 31 puntos son, además, el fiel reflejo de que este equipo, cuando entran los tiros, es mucho más contundente atrás (¡¡y viceversa!!). (15-31)

En el segundo parcial, los de Salva Maldonado acusaban una cierta bajada de intensidad defensiva, sufriendo más para cerrar el rebote y permitiendo ciertos contraataques rivales insólitos hasta el momento. Ello, como no podía haber sido de otra forma, tenía su fiel reflejo en el nivel de producción ofensiva, que bajaba bastante respecto al primer parcial. Los tiros desde más allá de 6’75 ya no entraban con tanta facilidad, entre otras cosas, por no estar tan bien seleccionados como en el primer parcial. Pese a todo ello, el conjunto estudiantil era capaz aún de controlar con cierta comodidad el tempo del partido, a causa, entre otras cosas, de los grandes minutos de Alec Brown bajo los aros. (38-48)

El paso por vestuarios, esta vez, no favorecía demasiado a los de Salva Maldonado. El juego coral demostrado en la primera mitad dejaba paso a un ataque mucho más individualizado, con Landesberg como estrella absoluta. El americano se echaba a la espalda al equipo en un momento en el que acusaban la falta de inspiración. Si bien es cierto que ello aún servía para mantener cierta ventaja en el luminoso, el partido ya no se antojaba tan de cara y los colegiales iban a tener que remar para sumar la primera victoria europea. (55-65)

Los problemas reales llegarían en el último cuarto. Un solitario Landesberg no era suficiente para hacerle frente a un AEK que supo aprovechar con inteligencia la tesitura rival. Todas las opciones ofensivas de los estudiantiles pasaban por las manos del americano que, pese a no fallar, se veía demasiado solo. La coralidad estudiantil de la primera parte había desaparecido y, en la lucha de individualidades, el conjunto local se sentía mucho más cómodo. No obstante, un bonus demasiado temprano de los griegos se antojó como una vía para cerrar el partido, buscando contactos para sacar personales. Ello sumado, sobre todo, a una notable mejora defensiva fue absolutamente clave para cerrar un partido del que Omar Cook supo manejar el tempo cuando la bola más quemaba. De esta forma, los de Salva Maldonado se estrenaban con victoria en Europa y demostraban ser capaces de dar mucho más de lo que hasta el momento habían demostrado (79-89).

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas