Champions League 

Estudiantes se encomienda a la prórroga para volver a ganar en Europa

Movistar Estudiantes vuelve a ganar en la Basketball Champions League, esta vez en la cancha del Medi Bayreuth, por un 84-90 logrado en la prórroga.

El Movistar Estudiantes ha ganado en la prórroga al Medi Bayreuth alemán por 84-90 tras llegar a tener una renta de 23 puntos a su favor. Los de Salva Maldonado firmaron una primera parte absolutamente impecable, pero no lograron mantener el nivel durante la segunda, bajando sus porcentajes de acierto y mostrándose menos contundentes en el aspecto defensivo. Ello terminó por forzar una prórroga en la que, sin embargo, Estudiantes volvió a defender con inteligencia para cerrar la victoria por 84-90.

Estudiantes arrancaba el partido de la mejor manera posible. Los de la calle Serrano, gracias a una defensa contundente, eran capaces de imponer su ritmo desde el primer minuto. Pese a no mostrarse demasiado acertados de inicio desde más allá de 6’75, no tardaban en despegarse en el marcador gracias a la capacidad del equipo de correr bien el campo y de sumar en transición. Los dos máximos exponentes en lo que a anotación se refiere, Nik Caner-Medley y Sylven Landesberg, lideraban al conjunto estudiantil en los que fueron quizás sus mejores diez minutos en lo que va de temporada (11-29).

La concentración de los de Salva Maldonado no bajaba en el segundo parcial. Demostrando un altísimo nivel de confianza sobre la cancha alemana, conseguían mantener la ventaja gestada en el arranque del partido. Si bien es cierto que la defensa zonal planteada en el ecuador del segundo cuarto por el conjunto alemán frenaba ligeramente la producción ofensiva, Estudiantes logró seguir controlando a la perfección el tempo del partido y, al descanso, mandaba con solvencia (33-50).



Como era de esperar -dado el nivel del rival-, tras el paso por el vestuario, el partido tomó un devenir totalmente diferente. Estudiantes tuvo que tirar más de acciones individuales para seguir sumando y bajó notoriamente el nivel defensivo, lo cual, sumado a que los rivales se mostraban mucho más acertados de cara al aro, tuvo como consecuencia una notable reducción de la ventaja. Si bien es cierto que Goran Suton trató de cortar la reacción rival con dos triples consecutivos y pese a que el equipo reaccionó bien al tiempo muerto solicitado por su entrador cuando la bola más quemaba, al final del tercer cuarto, la ventaja ya no parecía tan devastadora a favor del cuadro estudiantil (60-69).

Pese a que los estudiantiles lograron mantener una ventaja cercana a la decena durante prácticamente siete minutos, un devastador parcial 9-0 de los alemanes en el momento crucial del choque hacía saltar todas las alarmas. Con Caner-Medley y Landesberg fallones -a la vez y en el peor momento posible-, los locales aprovecharon para golpear con fuerza al cuadro estudiantil y colocar las tablas en el luminoso a falta de cincuenta segundos. Pese a que el segundo tuvo el tiro que podría haberle dado la victoria a los visitantes, con 82-82 el partido necesitaba de cinco minutos más para decidirse.

En el momento más importante del partido, Estudiantes volvió a recuperar su mejor versión defensiva, logrando que el rival sumase solo dos puntos en los cinco minutos extra. Por ello, y sin estar especialmente inspirados en ataque, los de Salva Maldonado, consiguieron, por fin, cerrar el partido y la victoria por un 84-90 final.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas