La estupidez y el absurdo se asientan en Málaga

¿Dónde puede estar el límite de la estupidez? ¿En qué lugar de nuestro universo particular se nos olvidó qué es un niño? ¿Quién puede prohibir a un niño jugar? Preguntas sin respuestas con una ciudad como protagonista: Málaga Los que ya tenemos una mediana edad, ese tiempo tan confuso que suele abarcar de los 40-60 años recordamos bien nuestra infancia, en ella no había móviles, ni consolas con gráficos deslumbrantes, ni televisión a todas horas, ni…tantas otras cosas que dejan ahora a nuestros hijos pegados a la silla de su…

Leer más