Fernando Martín y el título que nadie había conquistado

Empezamos esta entrega de Historias sobre el mítico pívot y lo hacemos con las imágenes de un título sin precedentes para Fernando Martín y el Real Madrid.

Cuando se trata de recordar a Fernando Martín, todo se me hace poco. Nunca hubiese pensado que el homenaje que en esta web comencé a realizarle el 25 de marzo del 2016, se prolongaría hasta un año después. Si sorprendente para mí fue que tanta gente se quisiera sumar a este proyecto, también lo ha sido que, una vez concluido el homenaje, surgieran muchas más personas que compartieran conmigo sus vivencias y anécdotas con él. De este modo y, gracias a todos los que todavía hoy no olvidan a Fernando, he conseguido atesorar un notable archivo documental de Martín que verá la luz tanto en planetacb.com como en un libro que se publicará el año que viene.




Para comenzar, os traigo este interesante documento: las imágenes y sus primeras palabras tras conquistar su primer campeonato oficial con el Real Madrid (verano de 1981). Fernando Martín, con apenas diecinueve años, era la nueva joya del baloncesto español. Había varios equipos que le pretendían, pero finalmente y después de largas negociaciones fichó por el conjunto blanco. Recién incorporado al Real Madrid, ganó el primer Campeonato del Mundo de Clubs de la historia. Fernando no había aterrizado en el club más laureado del baloncesto europeo para ser el último mono. Ya en Brasil (lugar donde se celebró dicho torneo), dio muestras de su calidad y anotó cincuenta puntos frente al Santa Kilda australiano (partido en el que salió en el cinco inicial). Pero además, desde su llegada a un equipo tan jerarquizado como lo era el Real Madrid de comienzos de los ochenta, empezó a romper moldes. La entrevista que concedió a la Revista del Real Madrid tras la consecución de dicho campeonato, dan muestras de que Fernando, por encima de todo, era un joven con mucha personalidad.

Seguidamente, recogemos la respuesta de Martín ante la pregunta de si su fichaje por el Real Madrid era su sueño. Estas fueron sus palabras: “Bueno, pues parece que la gente se empeñó en decir que mi sueño era fichar por el Real Madrid. Yo quería quedarme en Madrid y, por supuesto, me parecía bien el hecho de vestir la camiseta blanca. Pero el hecho de que yo finalmente firmara por el Real Madrid no se debe a que fuera mi sueño, a que fuera una cabezonada mía o a que fuera una chiquillería, como se ha dicho, sino a que tenía un compromiso con el club y estaba obligado a respetarlo. Por supuesto, estoy contentísimo en el Real Madrid. Deportivamente hablando, es a lo máximo que puede aspirar cualquier jugador de baloncesto. De los compañeros no te voy a hablar, porque ya se ha dicho de todo. Si algo los caracteriza, es el compañerismo. Estoy encantando en el Real Madrid”.

Fotografias de la Revista Real  Madrid Nº 375 de Agosto de 1981

 

ANÚNCIATE EN PLANETACB