Opinión Javier Rodríguez 

Gustavo Ayón, algo más que un pívot pierde el Real Madrid

El center, esa figura que más de una vez se ha intentado demonizar en la relación de Pablo Laso con el Real Madrid, este año ha cogido derroteros distintos con las bajas de Kuzmic y de Ayón, pero en el caso del mexicano, el conjunto blanco pierde mucho más que un pívot.

Es indudable que el Real Madrid ha tenido grandes pívots durante los siete años que lleva Laso en la capital, ayer mismo el técnico blanco hacía una referencia a todos los MVP’s que ha tenido en esa posición como: Mirotic, Chapu, Felipe Reyes y…efectivamente Gustavo Ayón.

¿Qué pierde el Real Madrid con la baja de Ayón? Mucho más que un pívot, más que un referente en la pintura, sencillamente pierde un líder y sí, alguno de ustedes dirán que ese papel va hacia otros aspectos, sin embargo, yo me quedo con la definición que hizo Laso de ser líder en un conjunto de estas características El liderato se busca en lo que se pueda hacer para el equipo” y ahí Gustavo Ayón cumple ese requisito a la perfección.

El Real Madrid pierde a alguien que es capaz de cambiar en los bloqueos y continuación sin que esos emparejamientos grande-pequeño tengan casi efectos nocivos en el encuentro, un jugador que es capaz de complementarse perfectamente con el compañero que le toque en el poste bajo, aunque sean tan antagónicos como Randolph o Felipe Reyes, sabiendo cómo son cada uno de ellos y donde pueden explotar sus cualidades, que tiene la habilidad de un alero para leer líneas de pase y acabar contraataques o, sencillamente, un jugador que es capaz de coger siete rebotes seguidos de ataque y no jugarse ninguno de ellos porque ve a un exterior mejor colocado para un lanzamiento, todo esto es simplemente unas cuantas virtudes de lo que pierde Laso con Ayón lesionado, podríamos  seguir mucho más, pero no queremos cansarles.



Indudablemente no es solo cancha, alguien que se hizo un auto de fe a sí mismo el día que confesó que había comido muchos burritos en el verano de la temporada anterior y que le sirvió para comprender que tenía que venir mucho más fino a la siguiente (sin que nadie hubiera advertido nada y aún así más de uno aprovechó para sacudirle) o que demuestra una conexión especial con Facundo Campazzo sirviendo de apoyo máximo para una mejor integración en su nueva etapa.

Tampoco podemos olvidar que Ayón ha dado al Madrid la sobriedad de un trabajo en que uno mira las estadísticas al final del encuentro y se asombra de la cantidad de cosas que ha hecho el mexicano sin que casi se haya dado cuenta, hasta tal punto llega su influencia.

El papel de Edy Tavares es de órdago pero no esperen encontrar una copia de Ayón, ahora mismo la figura de Gus, como le llaman en el vestuario blanco, es insustituible y si me apuran, un poco por encima de Sergio Llull, el cual ha encontrado un alter ego perfecto en Luka Doncic al que se le ha unido un espléndido Facundo Campazzo y que (casi) nos ha hecho olvidar su baja viendo el juego y resultados que está teniendo el Real Madrid.

Solo podemos esperar y desearle a Ayón una excelente recuperación, porque de su capacidad de esfuerzo y mejora no vamos a dudar ahora, sabemos que una vez que pase por quirófano ya estará trabajando para que su vuelta sea cuanto antes y en las mejores condiciones posibles, eso lo tenemos más que claro.

Por ahora nos quedamos con todas las muestras de apoyo recibidas que él mismo ha querido agradecer en su cuenta de twitter.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas