Hablemos de Llull pero sin olvidar a Felipe Reyes

Estoy de acuerdo en hablar de la injusticia que algunos han cometido sobre Sergio Llull, pero al fin y al cabo, tuvo su oportunidad en la pista, mientras que otro ni siquiera pudo demostrarlo, nos referimos a Felipe Reyes.

Mucho se ha hablado en las últimas 24 horas sobre Sergio Llull, algunas voces para criticarle duramente, otras para alabarle, algunas para comprenderle y, las menos, para insultarle como si en vez de estar hablando de una persona, fuera un autómata que mete canastas cuando se le activa el «on» en su pulsador, por nuestra parte, ya no vamos a comentar más sobre el tema, está claro que no hizo su mejor partido y ahí queda la cosa, ya vendrán mejores momentos.

Lo que no puedo dejar pasar es hablar de alguien que fue el único jugador del Real Madrid que no pisó la pista ayer para jugar minutos, el capitán de los blancos, Felipe Reyes, ni siquiera tuvo la oportunidad de hacer algo mal en la cancha de lo que luego arrepentirse, fue condenado al ostracismo del banquillo y hoy su rostro reflejaba la pena de ese momento en la entrevista que hemos publicado a las preguntas de Carlos Sánchez Blas.

Hay frases que uno se le quedan clavadas oyendo las palabras de Felipe Reyes, cosas como: – no llevo bien el no jugar, – cuando llegas, no juegas y te ves con la capacidad de poder ayudar y no poder hacer nada, – voy a seguir trabajando con la misma humildad y sacrificio y si los minutos llegan, aprovecharlos como he hecho siempre pero si no llegan, quedarme con la sensación de que he hecho todo lo posible para ganármelo, o la de – Nunca me he conformado, siempre he querido más, he trabajado al 100% para ayudar a todo lo que pueda, deberían estar en el ideario de cualquier chaval que quiera dedicarse a esto.

Ayer, ante las faltas de Tavares y el mal partido de Ayón, Laso decidió sacar a dos cuatros como son Thompkins y Randolph en vez de optar por la solución de Reyes de cinco y no seremos nosotros quién considere errónea o no la decisión del técnico vitoriano ya que, la línea que define la victoria y la derrota, muchas veces es tan fina que no sabemos por dónde se rompe, pero es evidente que fue algo que dolió a Reyes y del que jamás se le podrá reprochar una falta de compromiso o de darlo todo por el equipo.

Sí, ayer casi todos miramos a Llull y su mal partido, pero hay algo peor que jugar mal y es no jugar, justo lo que le pasó ayer a Felipe Reyes.

Como última apostilla, que nadie se crea que el contrato que le queda por cumplir al Capitán blanco donde llegará a los 40 años, va a ser para ver los partidos desde el banquillo, estamos más que seguros que se lo va a poner más que difícil a Laso para que vuelva a darle minutos y si no, guarden este artículo para el futuro y con esta frase que hemos puesto anteriormente:

«Si los minutos llegan, aprovecharlos como he hecho siempre, pero si no llegan, quedarme con la sensación de que he hecho todo lo posible para ganármelo». Una frase para guardar y enseñarla en las escuelas de baloncesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies