Historia de la Final Four 2018. Real Madrid Campeón.

Se cierra la Euroliga 2017/18 con una Final Four que deja triunfadores y claros perdedores. En el carro ganador, el Madrid, que reponiéndose a mil lesiones ha logrado con un baloncesto sobrio y medido llevarse la final ante Fenerbahçe, uno de los grandes favoritos. Otro ganador es Zalgiris, que logró el tercer puesto a costa de un deprimido CSKA.

Real Madrid (1º) – Fenerbahçe (2º)

Se coronó el Madrid como nuevo campeón de Europa arrebatándole de las manos el título al actual campeón Fenerbahçe con un protagonista, Luka Doncic, que si ayer lograba un hito siendo el jugador más joven en ganar el MVP de la liga regular, en la final lo redondeaba siendo también el MVP en ella. Los españoles con la lección aprendida, saltaron a la cancha con el cuchillo entre los dientes, con la idea clara de no permitir a Fenerbahçe estar cómodo como sí pasó ante CSKA en las semifinales. Ambos equipos se enfrascaron en una épica guerra por cada centímetro en la pintura, por cada balón, los turcos sufrían las faltas de Vesely, pero lejos de perjudicarlos les mejoró, entró Melli y se convirtió en una pesadilla para los interiores del Madrid, imparable durante toda la noche el genial jugador italiano.



Por el contrario, los de Laso minimizaban la ofensiva turca con una defensa alta y presionante, que ahogaba la zona de creación de Obradovic, desconectando a Sloukas y Wanamaker del resto. Mientras Causeur se erigía en la mejor opción ofensiva junto a Doncic, Thompkins aparecía para ser actor principal en los momento puntuales donde el Madrid parecía doblegarse, así, tras dos tiros libres de Causeur que fallaba el francés, Trey recogía el rebote para anotar y dar más de medio partido a su equipo. El Fenerbahçe, digno finalista no se rendía, pero un Madrid más entero y constante, más seguro de su trabajo, lograba tras un final de infarto por la retahíla de tiros libres, cerrar el partido dejando un 85 – 80 en el marcador. Los blancos logran su segundo título europeo en cuatro años, su décima copa de Europa, que se dice pronto.


CSKA (4º) – Zalgiris (3º)

No hay partidos “descafeinados” entre rusos y lituanos, mucho menos en una final de consolación de la Euroliga. Saltaron los dos equipos metidos en el juego e igualados, pero a pocos minutos para el descanso, Zalgiris apretaba en defensa y lograba abrir una pequeña ventaja. Tras la vuelta de vestuarios, CSKA, que ya estaba inmerso en una dinámica negativa, entró en barrena y eso Zalgiris, que no tenía nada que perder lo aprovechó de manera magnífica. Un parcial muy favorable para los lituanos rompió el partido, más de veinte puntos de ventaja tuvieron los de Jasikevicius, que se veían ganadores y se relajaron.

Los rusos, ya con su segunda unidad en pista comenzaron una remontada donde Kulagin y Hunter fueron vitales. Así, a un minuto del final, los de Itoudis se pusieron a dos puntos, convirtiendo ese final en un tira y afloja donde los errores se imponían a los aciertos. Así acabó el partido, un 77-79 que no reflejó el mayor dominio lituano durante tres cuartos y que casi termina con la mayor remontada vista en una Final Four. Zalgiris logró dar un paso más en su sorprendente temporada europea siendo tercero y el CSKA, máximo favorito, se marcha como el gran derrotado.