Historia de la jornada 4 de Euroliga, Baskonia en caída libre

Jornada 4 y ya sólo quedan dos invictos. Madrid y Olympiacos se mantienen al margen de las derrotas, donde el Barça y un terrible Baskonia parecen haberse instalado en una dinámica gris, muy perjudicial. Valencia se está especializando en barrer al resto de equipos españoles, primero Baskonia, ahora Unicaja al que terminó apalizando.

“Viento en popa, a toda vela…”  que escribiera Espronceda en su ‘Canción del pirata’ y que podríamos utilizar para escenificar el momento de forma del Real Madrid. Los madridistas han logrado en este inicio de temporada lo que parecía imposible, sustituir a jugadores como Llull o Randolph, que parecían imposibles de sustituir, no cediendo ni una derrota y plasmando un juego vistoso y coral, un mérito enorme para Laso y el resto de la plantilla que queda sana. La empresa que tocaba no era la más difícil por afrontar en esta dura Euroliga pues Zalgiris no es de los pesos pesados, pero en su casa, con la moral por las nubes tras su victoria en el Palau y las bajas que sigue arrastrando el Madrid, daba como resultado que podía darse ese tipo de partido trampa, que se va enredando hasta perderlo.


Comenzó el Madrid como un tiro, Ayón imponía su ley en ambos aros y ayudaba a su equipo para lograr una ventaja que llegados el final del cuarto, ya había neutralizado Zalgiris gracias a Pangos y Kavaliauskas. El segundo cuarto era dominado por los verdes, que tras hacer la goma logró ponerse por delante, aunque poco le duró la alegría, emergió Campazzo y con dos triples y otro de Taylor, lograron un parcial de 10-0 para alcanzar nueve puntos de ventaja al descanso, donde Pangos se mantenía muy sólido y Doncic apenas había aparecido.

euroleague.net

Pero nada es para siempre y menos cuando Luka está en medio, apareció y entonces se acabó el partido, un Madrid grande dirigido a medias entre Doncic y Campazzo arras, para lograr las mayores distancias gracias a los catorce puntos del genio esloveno, que mandaban el partido a un 50-63 que no reflejaba la comodidad que tuvo el Madrid en éste cuarto. El último acto duró apenas un suspiro, el Madrid salió en tromba y finiquitó el encuentro, que vivió como anécdota en los minutos finales la inclusión de varios de los mayores talentos jóvenes de Europa, Arlauskas y Masiulis por parte lituana, Doncic, Radoncic y Yusta por parte madridista, un Doncic que volvió a mostrarse imparable con 35 créditos de valoración.


En Italia el Barça sufrió otra derrota esta vez ante el peleón AX Armani Olimpia Milán. Los de Sito Alonso son el claro ejemplo de la ley de Murphy, aquella ley que enuncia que si algo puede salir mal, probablemente saldrá mal.  Pareció olvidada esa mini-crisis sufrida en la semana que corría, donde el Barça había caído en los tres partidos que había disputado, dos de Euroliga y el de ACB, pues salieron los azulgranas enchufados y haciendo las cosas bien, con Seraphin y Vezenkov, sorpresa en el quinteto, imponiéndose en las zonas y Heurtel, con una dirección limpia, lograban aplacar el ímpetu italiano y mandar en el primer cuarto.

euroleague.net

En el segundo más de lo mismo, pero el Barça, experto en dispararse en el pie dilapidó una ventaja amplia (19-34), para ver como el Olimpia Milán igualaba el marcador al descanso (39-39). El Barça se venía abajo cuando mejor lo tenía y permitía a un equipo italiano, hasta ese momento inoperante, ganar en confianza, aún con un Navarro resucitado que anotó once puntos en cuatro minutos. El tercero parecía ir por el mismo camino hasta que apareció el irregular Kalnietis, al que le tocó dar la de cal para llevar a su equipo a estar uno arriba al descanso.  El último acto fue un cúmulo de despropósito, ambos equipos se alternaban en el marcador hasta que apareció Theodore, que a falta de Goudelock, lesionado, asumió el rol de líder para anotar nueve puntos casi seguidos y salvar el match, mientras el Barça, apoyado en Moerman y Ribas se resistió aunque ya sin posibilidades. El Barça firmó en Italia su tercera derrota consecutiva en cuatro partidos.


En el Kombank Arena de Belgrado recibía Estrella Roja a un Maccabi que llegaba con ganas de resarcirse tras su derrota ante olympiacos en casa y es que durante tres cuartos la posibilidad fue alta, con un Maccabi trabajador atrás y certero delante gracias a Deshaun Thomas y Pierre Jackson. Pero los serbios, con otra vez un Rochestie genial , bien secundado por Feldeine y Bjelica lograron saber esperar su momento y alcanzar una delantera en el marcador que lograron conservar hasta el final, pese a que Thomas, el mejor de Maccabi, tuvo un último tiro para ganar el partido. Ambos equipos se igualan 2-2 en el balance victorias-derrotas de esta Euroliga.


El Khimki llegó a Grecia y puso los pies en el suelo o más bien, el Olympiacos, el equipo con más oficio de Europa se los hizo poner. Lejos de Moscú encontró el equipo de Giorgios Bartzokas el sabor de la derrota  tras tres victorias consecutivas como local. Los rusos sólo fueron rival durante apenas cuarto y medio para el equipo griego, que liderado por Printezis y Milutinov cerró un partido donde sólo Shved, empeñado en llevarse el MVP final, resultó ser constante en el aro de los de Sfairopoulos.  Olympiacos, si su gran estrella Vassilis Spanoulis, sigue invicto en esta temporada europea.


Baskonia sigue su caída libre. Ya sin Prigioni y con el interino Valdeolmillos, los síntomas son los mismos, peligrosos a tenor del estado del equipo cuando aún está empezando la temporada. La puesta en escena de Baskonia pareció diferente, muy agresivo atrás, algo que se echaba de menos y duro en su aro, situaciones que le permitían correr para que ejecutasen Beaubois y Granger, aunque Brose, espoleado por su público no se amilanaba y se volvía respondón amparado en Radosevic y Rubit en la pintura, diecisiete iguales tras los primeros diez minutos. En el segundo acto, el Brose encontró la puntería y Steiger dinamitó el partido con tres triples, aunque el Baskonia seguía peleando apoyados en la aparición de Huertas para sólo ceder tres puntos de desventaja al descanso.

euroleague.net

El tercer cuarto vió al peor Baskonia del partido, al equipo triste y desconectado de toda la temporada que permite canastas fáciles al rival, situación que los de Trichieri supieron aprovechar para cerrar el cuarto y poner tierra de por medio con nueve puntos de ventaja. Intentó despertar el equipo vitoriano en el cuarto de cierre, con Granger batallador, de lo poco salvable en la nefasta temporada azulgrana, con Beaubois y Huertas, que hoy si estuvieron a la altura, aun así, Baskonia no tuvo poder de reacción en los minutos finales y terminó cayendo por seis puntos, firmando así su cuarta derrota en otros tantos partidos de Euroliga y a la espera de que Pedro Martínez, ya confirmado, emprenda el trabajo donde lo dejó Prigioni y pueda llevar a Baskonia a cotas más altas.


En la Fonteta se producía el segundo duelo entre equipos nacionales de esta Euroliga y de nuevo, el Valencia Basket resultó demasiado para su rival, esta vez Unicaja. Los de Málaga no acudieron a la cita, no al menos en espíritu, vapuleado y humillado por los Taronja, no tuvieron ni una sola oportunidad en el partido, más pendientes de sus bajas, importantes, que de competir en un partido de Euroliga. En el primer cuarto se acabó el partido, Valencia, intenso atrás y acertado arriba, abría una brecha en el marcador ante la inoperancia defensiva de los de Plaza, que veían como Erick Green era sencillamente imparable, 31-11 en el marcador y la locura desatada en la grada.

euroleague.net

Unicaja buscaba referentes ofensivos que recortaran la ventaja ante la baja de su mejor hombre en ataque Nemanja Nedovic, pero no encontraba ni hombres ni juego para desbordar la enorme oposición defensiva que planteaba Valencia. Así se llegó al descanso con apabullante 57-25 que no hacía sino ahondar en el desastre malagueño, sin conexión en ataque y perdidos en defensa, donde la otra baja, James Augustine se notó tanto como Nedovic en ataque. El partido se quedó sin historia, salvo la que planteaba un enorme  Alberto Abalde, con dieciocho puntos en una serie magnífica de siete tiros anotados de ocho intentos, 4/4 en triples. Sólo Waczynski en Málaga y en la segunda mitad pareció querer limar esa enorme diferencia. Valencia se coloca 3-1 y  se mete de lleno en la pelea por las primeras plazas.


En Turquía, el CSKA pasó el rodillo en la cancha de Anadolu EFES. No comenzaron los rusos entonados, pero los chicos de Itoudis reaccionaron de la mano de un magistral De Colo que con 18 puntos selló otra victoria apabullante para su equipo. Los de Perasovic , muy dispersos no fueron capaces de replicar y sólo el veterano Krunoslav Simon dio la talla ante el potente equipo moscovita.


Panathinaikos se hizo fuerte en casa, remontando un partido que tenía perdido ante el actual campeón, Fenerbahçe. Los turcos siempre estuvieron por delante, Wanamaker y por fin Melli, tiraban de un carro donde Datome y Vesely, más intermitentes iban firmando dobles dígitos en anotación. Mientras, en el equipo griego, Pappas ejecutaba lo que planeaba Calathes para no descolgarse en el marcador. Llegados los minutos finales, un Pappas en estado de gracia durante toda la noche, se vistió de héroe cuando tuvo la bola para ganar el partido y acertó. Los de Xavi Pascual logran igualar su casillero de victorias y derrotas a dos, justo las mismas que cuenta Fenerbahçe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies