Historia de los playoff de la Euroliga. Partido 3

Se terminó la tercera jornada de estos playoff con pleno de victorias caseras. El Madrid ha celebrado la vuelta de Llull ganando a Panathinaikos. Mientras, un gran Baskonia se imponía con justicia a Fenerbahçe, alargando la serie. Khimki también logra su primer punto ante CSKA y el Zalgiris sigue sumando sorpresas y adelanta a Olympiacos.

Baskonia (1) – Fenerbahçe (2)

Ya lo advertía la afición Baskonista con la leyenda de sus bufandas, “not in my house” y así fue, ese “no en mi casa” lo llevaban grabado a fuego los hombres de Pedro Martínez y desde el inicio salieron a buscar el partido. Si en Turquía era Fenerbahçe quien llevaba el peso del juego y Baskonia se mantenía detrás en el marcador, en el Buesa era al revés, los azulgranas eran los que proponían ante un equipo turco que no entendía de que iba la película.

Con Rodrigue Beaubois comandando las acciones en ataque y Poirier y Shengelia cerrando la zona local, los de Gasteiz iban abriendo brecha, Fenerbahçe soportaba el vendaval agarrado a sus individualidades, manteniendo las opciones gracias a Vesely y Sloukas. Llegados al último cuarto, Baskonia ya era claro dominador con rentas por encima de los diez puntos, pero Fenerbahçe tiró de de calidad para meterse en el partido y cuando la parroquia baskonista temía por la remontada, apareció Beaubois para cerrar con dos canastas el partido y dejar el marcador en ese 88-83 final. Baskonia se mete de nuevo en la pelea sumando una victoria importante y ahora con la convicción de que forzar el quinto partido es posible.


Zalgiris (2) – Olympiacos (1)

A Olympiacos apenas le duró un cuarto la gasolina en un Zalgirio Arena donde el Zalgiris les arrolló por completo. Apenas diez minutos le duró la resistencia a los griegos en su primer partido en Lituania, los de Jasikevicius sestearon en el primer cuarto, pero en el segundo rompieron el partido con un parcial que resultó definitivo, un 18-2  que se convirtió en una barrera imposible de franquear para los de Sfairopoulos. Pangos, Jankunas y Brandon Davis se combinaban en ataque siendo imposibles de controlar por parte griega, donde sólo Spanoulis y Roberts parecían entonados de cara al aro rival. Parcial a parcial iban los de Kaunas abriendo brecha en el marcador, mientras, Olympiacos naufragaba en el partido dejando muy malas sensaciones de cara al cuarto encuentro de la serie, definitivo si el equipo griego quiere retornar a Grecia y jugarse allí el pase a la F4.




Real Madrid(2) – Panathinaikos (1)

Partido de emociones el vivido en el Wizink Center, donde el Madrid se ha impuesto al Panathinaikos no sin complicaciones. Salieron ambos equipos erráticos en el lanzamiento y cometiendo errores no forzados, esa igualdad en los fallos se reflejaba en el marcador, que también registraba tablas. Taylor por un lado y Calathes por el otro se mostraban como los más acertados, pero el partido seguía trabado. A cada parcial de uno respondía el otro igualándolo, Calathes se adueñaba del juego y el Madrid, ya con Llull, vivía de ráfagas, pero que le daba para mantenerse por delante. El juego se tensionaba y fruto de ello llegaron técnicas a Pascual y Calathes, el Madrid entonces crecía y llegaba su mejor momento con un Panathinaikos fuera del partido a nivel mental y con Carroll el ejecutor del Madrid, castigando a su par en cada situación.

Pasado el ecuador del tercer cuarto, comenzó a llegar el cansancio para los blancos y los de Pascual no lo desaprovecharon, con más físico, se iban imponiendo y restando puntos a la ventaja de los blancos, que llegó a estar hasta en doce puntos. Con un partido nuevo, con un PAO repuesto, a tiro de empatarlo y compitiendo en plenitud apareció él, otra vez como si no se hubiese ido, Llull explotó con ocho puntos casi consecutivos devolviendo ventajas cómodas y aunque los griegos quisieron de nuevo acortar, habían agotado su gasolina y acabaron por claudicar ante un Madrid que sin hacer un partido deslumbrante, fue mejor. Al final, 81-74 y la posibilidad por parte madridista de cerrar su pase a la F4 el próximo viernes.


Khimki (1) – CSKA (2)

Cambio de pabellón aunque no de ciudad. Khimki, ahora como local, logró superar a CSKA, su rival moscovita, forzando un cuarto partido. Como en toda la serie, la primera parte fue muy igualada, aunque era el Khimki quien se mantenía un paso por delante de la mano de un gran Shved, que esta vez sí, se comportaba como el líder que es para los de Bartzokas. El CSKA se mantenía en el marcador gracias a la dirección de Sergio Rodríguez y la puntería de Higgins, que se combinaban para neutralizar el trabajo del mencionado Shved y de Anthony Gill, sin dudas el mejor de Khimki en toda la serie. Se iba el partido y ninguno lograba romper el marcador, hasta que a falta de menos de un minutos Khimki lograba marcharse seis arriba y los de Itoudis se encontraron sin respuesta, dando la posibilidad de seguir soñando a Khimki, que se imponía 79-73, alargando la serie al menos hasta el próximo viernes.