Ambos  se liaron a puñetazos al final del tercer cuarto, cuando el internacional español cayó al suelo y, al levantarse, empujó a Chriss por la espalda, le agarró del cuello y le soltó un puñetazo antes de que los compañeros de ambos acudieran a separarles.

Aunque ninguno de los dos quiso hacer declaraciones a la prensa, un portavoz de Toronto Raptors asegura que la reacción de Ibaka se debió a una provocación de Chriss.